Los mejores deportistas de 2017, pongamos estos…

Claro que lo estábamos deseando. Una vez más, y ya es casi tradición en este blog, llega el momento de elegir a los deportistas del año. No crean que ha sido fácil. En 2017 no ha habido Juegos Olímpicos, que suelen condicionar y a la vez facilitar bastante la elección. Pero también ha dado grandes acontecimientos y extraordinarios momentos con los que hemos disfrutado. Sin orden definido, aquí van los diez mejores, cinco mundiales y cinco nacionales. Y, como siempre, todo es opinable y cada uno tendrá sus mejores. Pongamos que estos son los míos:

Roger Federer. ¿Quién lo iba a decir? Bueno, sí, hubo un intrépido que en 2014 se atrevió a pronosticar que Federer volvería a ganar un grand slam alguna vez, y por doquier le contestaban que no, que ni soñarlo ya. Pues bien, en 2017, Roger ha conquistado dos: Australia y Wimbledon. Tras un lustro sin probar esa miel y medio año en blanco, el suizo cambió de entrenador, de raqueta, decidió dosificar su calendario… y ahí está su temporada: siete títulos en total, apenas cinco partidos perdidos… Pero, sobre todo, ha vuelto a bailar sobre la pista, a hacernos creer que el tenis es un juego tan plástico, tan sutil, tan fácil… Cada día es más difícil negar que sea el mejor tenista de todos los tiempos.

Katie Ledecky. Indiscutiblemente, es la reina vigente de la natación mundial. A los cuatro oros olímpicos en Río, este año ha sumado otros cinco y una plata en los mundiales de Budapest. Su reino abarca del 200 al 1.500, es decir, prácticamente todo menos la velocidad pura. Aunque es sobre todo en el fondo y medio fondo donde no tiene rival, donde ostenta las plusmarcas mundiales y donde, todo indica, tenemos Katie para rato.

Kevin Durant. En el duelo entre los Warriors y los Cavs, entre Stephen Curry y LeBron James, esta vez pidió paso Durántula. Su fichaje por la franquicia de Oakland fue controvertido en su momento, pero es que Kevin se iba allí para ganar lo único que lo faltaba en su carrera: el anillo de la NBA. Y no le ha bastado con ponérselo como mero acompañante, sino que emergió para ser decisivo en las finales y apuntarse también el MVP de las mismas. Y si, pese a su más que reconocido talento, se decía que le faltaba un punto de carácter, ahora ya tampoco se lo podrán decir.

Cristiano Ronaldo. No es el mejor futbolista del mundo. De la historia, puede que tenga sitio entre los 20 mejores. Es excesivo, exagerado e injusto que lleve cinco balones de oro. Pero el de este año, justamente, se lo ha merecido. Porque hay algo que ha hecho como nunca: ser letal y decisivo en los grandes momentos. Su final de Liga y su Champions han sido espectaculares, y sus goles han tenido mucho peso en esos dos títulos para el Real Madrid. Más allá de su personalidad, de sus asuntos fiscales, de su proverbial egolatría, al César a veces hay que darle lo que le corresponde, y esta vez, sirva o no de precedente, el César del fútbol ha sido Cristiano.

Nafissaou Thiam. El atletismo, como el “gordo” de la lotería, ha dado este año premios muy repartidos, y a más de uno un gran disgusto. Pero de lo bueno, me voy a quedar con esta belga, de padre senegalés, que se ha consolidado como dominadora mundial de heptatlón, la prueba que define a la atleta más completa. Campeona olímpica en Río, lo ha refrendado este año con el oro en los Mundiales de Londres. Y como la cuarta en la historia que supera la marca de 7.000 puntos, se perfila como la tal vez elegida para batir un récord mundial histórico, el de Jackie Joyner Kersee, que cumplirá ¡30 años! en 2018.

Y ahora, vamos con los españoles:

Rafa Nadal. Otro que parecía que no iba a volver por donde solía, y aquí está: número uno otra vez. Y es que, si hablamos del inconmensurable año de Federer, es cierto que Rafa ha estado muy cerquita. Ha sumado más puntos porque ha jugado más, pero eso no es lo más importante. Para él, lo que le sabe a gloria es que ha vuelto a competir al máximo nivel, ha ganado siete títulos y, sobre todo, otros dos grand slam: su ¡décimo! Roland Garros y su tercer US Open. Ha vuelto a poner en la pista su pasión, carácter y afán de superación, los que unidos a su clase, han hecho de nuestro Nadal el mejor deportista español de todos los tiempos.

Pero no quiero terminar la mención a Rafa sin una reflexión: de él y del suizo, dijeron en 2016 que estaban ya para partidos de exhibición, luego que la suya en Australia era una final vintage… y resulta que ellos dos se han repartido todo lo grande en 2017. ¡Toma vintage!

Mireia Belmonte. Miro el top 10 de 2016 y es la única que repite. Es que Mireia es ya un “clásico” entre nuestros mejores deportistas. Cada vez que consigue una nueva meta en su carrera, pensamos que ya va a aflojar, que se va a dar por satisfecha y va a optar por liberarse al fin de tanto sacrificio. Pero qué va, al curso siguiente vuelve con más fuerza. Este año, en las piscinas de Budapest, ha conquistado el oro que le faltaba, el mundial, tras haber saboreado el europeo y el olímpico en su prueba favorita, los 200 m mariposa. Y ya ha anunciado que no se va a parar aquí, que sigue entrenando como una posesa y dentro de un año la tendremos otra vez en esta lista.

Alba Torrens. Bueno, en realidad, si es Mireia la única que repite del año pasado, es porque fue Anna Cruz la que salió en representación del baloncesto femenino español. Y este año ponemos a Alba Torrens. Estas tampoco fallan, y han conseguido todo que se puede conseguir en este deporte no siendo Estados Unidos. Este año tocaba oro, es decir, Eurobasket, su tercero de la historia y la quinta medalla en cinco años. En la final trituraron a la potente Francia a base de defensa y velocidad, y no se nos olvida la cara de desesperación de la seleccionadora gala. Alba recibió el MVP, y por lo tanto, aquí está ella en representación de un grupo magnífico, enorme.

Garbiñe Muguruza. Será irregular toda su vida, pero cuando le toma el punto, cuando se calma y no golpea, sino que simplemente juega al tenis, lo hace como casi nadie hoy en el circuito femenino. Digamos que ese punto cósmico de inspiración lo encuentra unas semanas al año, y en 2015 le dio para alcanzar la final de Wimbledon, en 2016 para proclamarse campeona en Roland Garros… y este año, por fin, para reinar en la hierba londinense, 23 años después de la gran Conchita Martínez. Es más, su impulso le valió para alcanzar el número uno, aunque fuera por unas semanas. No duden que en 2018 volverá a dar grandes días… lo que no sabemos es en qué gran torneo.

Lidia Valentín. Ya saben que aquí nos acordamos de muchos deportes cuando un español gana, y de qué, si no, íbamos a hablar de halterofilia. Pero lo que es de justicia reseñar es que esta mujer lleva muchos años en la durísima élite, tres juegos olímpicos la contemplan, y ha estado recogiendo sus medallas con carácter retroactivo, según se ha ido descubriendo el truco de las que supuestamente la habían ganado. Y por fin, en 2017, en el Campeonato del Mundo de Anaheim, ha podido darse el gustazo de subirse a lo más alto del pódium y recibir las medallas en mano -tres oros, lo máximo-, y no por correspondencia. Eso sí, para una vez que se lo ponen, se equivocan con el himno. Pero ya tendrá más ocasión, porque es otra que volverá, sin duda. Pura ambición…

Y en fin, según íbamos confeccionando esta relación, nos dábamos cuenta de lo injusto que es destacar sólo a cinco y cinco. No se crean que no hemos tenido duros debates internos a la hora de elegir. Por ejemplo, en el plano nacional, hemos dejado fuera a Sergio García, que después de muchos años buscando un gran torneo, por fin ha conquistado el Masters de Augusta, y a Jon Rham, que también se ha hecho sitio entre los importantes del golf mundial. A Marc Márquez, que ya nos tiene acostumbrados, y ha sumado su cuarto título en Moto GP, sumado al primero de Joan Mir en Moto3, el año que tanto hemos llorado al maestro y precursor de todos, Ángel Nieto.

También, en el plano internacional, se nos quedan nombres fuera. Uno que hubiera tenido plaza fija es Chris Froome, pero el maldito asunto del ventolín en la Vuelta nos obliga a dejarle entre paréntesis. Entre los ciclistas también hubiéramos podido destacar a Tom Dumoulin, primer holandés en ganar el Giro, además de campeón mundial contrarreloj. Y qué decir de Lewis Hamilton tras su cuarto campeonato mundial de F1. O el mismo Luca Doncic, aunque éste seguro que tendrá tiempo de salir en todas las fotos y todos los tops…

En fin, no pueden estar todos, pero seguro que son todos los que están. Bajo la sombra de estos grandes del deporte, aprovecho para desearos a todos lo mejor en 2018, y que sea un año… de Campeonato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s