Nadal y Federer: de “vintage”, nada

nadal-vs-federer

Para los muy amantes del tenis, no puede haber un regalo mejor: Rafa Nada y Roger Federer van a volver a cruzar sus raquetas, y no en un partido benéfico como sugirió el suizo hace unos meses: en la final del Open Australia 2017. Es la que todos ansiaban, en Australia, en sus antípodas, y en todo el planeta tenis. Con lo que no estamos muy de acuerdo es con el apelativo que se la ha venido dando. Desde que el curso de la competición hacía previsible este soñado enfrentamiento, se habla de una “final vintage”. Y nada de eso.

Cuando decimos Federer y Nadal, hablamos de los dos más grandes tenistas, como mínimo, de los últimos 30 años. Hasta 31 grand slam les contemplan y el domingo serán 32. Es cierto que su última final de un grande databa de Roland Garros en 2011, en junio hará seis años. Su último cruce, si no nos falla la memoria estadística, fue en semifinales de este mismo open aussie, hace tres. El partido sin duda recordado por todos, entre otros duelos siderales que nos han deparado, es la final de Wimbledon en 2008, cuando ya de noche en Londres, un jovencísimo Rafa destronó al que venía de ostentar cuatro años de reinado absoluto en el tenis mundial. Sí, este año hará 14 que Roger ganó su primer grand slam, y 12 se cumplirán del primero del manacorí.

Pero el término “vintage” hace referencia a otra época. Y no se trata -los hechos lo demuestran- de tenistas retirados o que estén dando sus últimos raquetazos en torneos menores o certámenes benéficos, como bromeaba el de Basilea. Ambos siguen perfectamente vigentes. Es verdad que Djokovic y Murray han tomado la hegemonía en las últimas temporadas. Pero Federer, hasta que decidió parar en boxes en julio del año pasado, había estado compitiendo directamente con ellos, había disputado finales y semifinales de grandes torneos, y había rondado muy cerca de su decimoctavo grande. Por lo que respecta a Nadal, es verdad que desde 2014 no asomaba en las últimas rondas de estas grandes citas. Pero en estos duros tiempos nunca se ha bajado del top 10, y cada vez que ha encontrado una ventana de buena salud, se ha mostrado competitivo y, sobre todo, ambicioso.

Y si aquí están de nuevo otra vez, es porque no habían dejado de estar. Hay otros dos detalles a tener en cuenta: uno, que ciertamente en el tenis actual no terminan de salir jóvenes rutilantes que tomen el relevo –Novak y Andy también llevan su buena tacada en primera línea. Y otro, que hoy los deportistas gozan de una longevidad competitiva antes impensable -véase Bolt, Phelps, Rossi… No vamos a negar que, con 35 agostos uno y 30 junios el otro, no son precisamente dos principiantes, y un triste día se tendrán que retirar. Pero en este Abierto de Australia han venido a demostrar que tenísticamente están muy vivos. Visto a quién han ganado y cómo han ganado, no son de antaño, siguen siendo de ahora mismo. Para nada “vintage”.

En fin, sea lo que sea, lo importante es disfrutar lo que todavía nos puedan dar. Que cada final que disputen sea… la penúltima. Y gane quien gane, ganaremos todos.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s