Dale un impulso

Florentino Pérez, impulsoSi quieres “darle un impulso” a tu vida, cambia de pareja aunque sigas enamorado, de trabajo aunque te vaya de cine, de casa aunque disfrutes de la vivienda soñada. Es cuestión de no quedarte parado, dormido en los laureles. Frente al inmovilismo, al “más vale lo malo conocido…”, lo que prima es tirar el juguete, no vaya a ser que nos empecemos a aburrir de él.

En efecto, los hay que piensan así. Aquí tenemos a un presidente del Real Madrid que es exactamente lo contrario, por ejemplo, que el actual presidente del Gobierno. Y no es cuestión de ideología, sino de carácter. Para uno, aquí no pasa nada, todo va a seguir igual y no nos vamos a mover una pizca; para el otro, hay que darle un impulso a todo, aunque vaya bien. Aunque que des sensación de convulso, o incluso te conviertas en un hazmerreir.

Con la clase de Real Madrid que ha dado en engendrar Florentino Pérez –ni más ni menos que a su imagen y semejanza-, difícilmente iba a encontrar a un entrenador más idóneo que Carlo Ancelotti. Por su personalidad y empaque, encajaba como un guante en ese ambiente de exigencia y glamur. Traía el prestigio requerido, la admiración del mundo futbolístico, un currículum que aquí no ha hecho más que enriquecer. Que en su segunda temporada se hayan cometido errores y se hayan dejado escapar títulos forma parte del fútbol, hasta para el Madrid.

Pero después de dos años, el presidente se ha vuelto a cansar. Y ha decidido darle otro impulso, que es lo que le gusta decir cuando da golpes en la mesa que son mismamente golpes de estado. Despide a don Carlo, al que resulta que ahora le quería todo el mundo. Incluso él dice que le quería, pero le da las gracias y la patada. Y mire usted que, en estos dos años, se han conseguido con el italiano más títulos que con todos sus antecesores en el cargo desde Del Bosque, despedido por el mismo presidente por estas fechas hace doce años ya.

A cambio, todo parece indicar que se va a traer a otro entrenador que no es que vaya a ser mejor o peor, eso es opinable. Pero que con toda seguridad no va a tener el espíritu gestor y pacificador del italiano. Que veremos lo que pasa cuando le diga a Cristiano cuándo y cómo tiene que hacer sus abdominales, a Sergio Ramos la música que puede poner el autobús o a Bale lo que tiene que desayunarse por las mañanas. Y vamos a ver si le dice al presidente lo que quiere y no quiere en la plantilla, lo que opina de la planificación de pretemporada que se encontrará o lo que le sinceramente le parece ir a jugar un bolo a Dubai o a Catar justo a la vuelta de las vacaciones navideñas.

Pero la cuestión, ya se sabe, es darle un impulso. Que si no, la vida se hace muy monótona. Aunque, bien pensado, lo más fácil siempre es darle un impulso a los demás.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s