Poetas de noviembre

Intentábamos pasar noviembre, pero siempre se hacía largo.

Una carrera lenta y sin fin.

Hay años que el alto otoño se hace de rogar,

pero al final termina pasando su factura.

Contábamos los días soleados según avanzaban por el calendario

hasta que los oscuros hacían acto de presencia.

Nunca fallan a su cita.

Inevitablemente, todas las memorias volvían.

Y se quedaban,

permanecían incluso cuando ya estaban encendidas las luces.

Cada noviembre tiene un sobresalto.

Un golpe certero en el alma

que nos para en seco

y el vacío cunde alrededor.

Hacíamos por no darnos cuenta,

que las tardes pasaran como tantas, sin novedad ni noticia,

pero no tardaban en anunciarse

o directamente venirse encima

esos paisajes nublados.

Dicen que es el mes de los poetas,

Cuando mejor y más sinceramente se expresan.

Pero también cuando nos dejan

a solas con sus palabras.

Intentábamos olvidar noviembre,

pero hay días y huellas que no se borran.

Apurábamos las últimas hojas

del libro que jamás se termina.

Suspirábamos cada año,

que por favor no se fuera otro poeta.

Pero noviembre es así, tan largo…

Y otra vez resuenan esas palabras,

se hacen fuertes y claras en el silencio,

duras y firmes sobre la lluvia.

Nítidas en la niebla.

Intentábamos escapar de noviembre, pero siempre venía.

Y se quedaba con nosotros.

Mucho, tanto, todo el tiempo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s