Inesperado día de playa en…

Bueno, lo de inesperado es relativo. O depende como se mire. Lo seguro es que el día fue espectacular. Es vedad que jamás lo hubiéramos imaginado antes de ir allí. Pero según íbamos preparando el viaje, ya nos fuimos enterando. Porque los del lugar bien lo saben desde siempre.

Arena fina como en el Caribe, chiringuitos como en las playas de España, o mejores según se mire: cómodos, limpios, impecables; también peores según se mire: ni vestigios de paella, chopitos o sardinas. ¿Y la cerveza? Amigos, aquí nos ganan por goleada, donde va a parar.

¿Y el agua? Aquí no había sauna, como en el lago finlandés de la última entrega. Pero también fue una sorpresa: ¿como en La Manga o como en Mallorca aquel insufrible verano de 2003? Hombre, tan caliente no; ¿como en las playas gallegas? Pues mira, bastante menos fría en general. Vamos a compararlo con Benidorm, con su microclima que hace sus aguas estén algo más fresquitas que las de la costa alicantina en general. Pero bueno, esto también tendrá su explicación. Ah, y hay muchas millas para nadar, quien lo practique, como muchos kilómetros de orilla para recorrer, quien lo prefiera

Esta playa está muy cerquita de una ciudad, que es adonde quiero llegar. Bueno, me empeñé en llegar hasta allí hace unos añitos, y me pareció como viajar a un planeta. No por su tamaño. Lo que es verla, en dos días y no más está prácticamente dominada. Pero no cansa, más bien hipnotiza, parece en sí misma un cuadro. En un espacio relativamente limitado, alberga muy diferentes estilos, acordes cada uno con su historia, que no ha sido precisamente plana. Algunos de sus edificios icónicos no es que haya habido que reconstruirlos, es que hubo que desenterrarlos. Ahora es todo muy fácil de encontrar, y entre ellas, la que dicen es una de las calles más bonitas del mundo.

Al contrario de lo sucede en este tipo de destinos que se abarcan pronto, aquí no hicimos por buscar un plan B, esto es, otras visitas con las que dar más contenido a seis días de estancia. No hizo falta, no tuvimos ganas, estábamos muy a gusto. Y pocas veces como esta nos dio tanta pena cuando llegó el día de marcharnos. Es más, a la vuelta nos dimos cuenta de todo lo que nos habíamos dejado allí. Por cierto, ¿sería ahora el momento idóneo para visitarla? Por lo que se lee, no parece que haya demasiado problema de momento, pero cuidado. Siempre hay quien piensa que la Historia no empieza ni se termina donde estamos, sino que ahora pasa por ahí… y es que al final es así.

Así que la única salida de la ciudad que hicimos en esa semana fue este día de playa. Pero este era un plan A, necesario e imperdonable perdérselo.

P.D. Está claro, hay que acertar el nombre de esta emblemática ciudad que tiene esta magnífica playa tan cerca. Yo creo que está muy fácil, aunque es posible que pueda sorprender… y ya no digo más. Como siempre, habrá premio para el primero que acierte, buscaremos algo representativo, que lo hay.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s