Psicodelia en una calle de…

A veces pasan estas cosas. La realidad se deforma ante nuestros ojos… cuando vemos la foto que acabamos de hacer. Porque yo creo que fue eso. Estamos seguros de no haber tomado psicotrópicos esa noche, o no más de los habituales si nos ponemos muy estrictos -un café, una cerveza, dos… Pero de pronto, las cosas se vieron así.

El caso es que no estaremos en el templo de la psicodelia, entendida como expresión artística, pero tampoco en un sitio reñido con ella. Hablamos de una ciudad de las creativas por excelencia. No habrá faceta del arte que no haya tenido su hito, su momento aquí. Pero no hablamos de cualquier creatividad. Por aquí han circulado o han nacido vanguardias, movimientos rupturistas y, sin duda, ha presumido de ser paradigma de nuevas tendencias. Pero no ya de ahora. De las que lo fueron en su día, qué digo, en su siglo…

Ah, porque ¿hablamos también de historia? Aquí, cualquier pista que dé puede resultar demasiado evidente, fatal si quiero que el juego se alargue. Digamos, se me ocurrió en su día, que esta ciudad vive entre lo que fue, lo que aspiró a ser, en lo que se quedó y lo que quizás será… Pero en ese trance, no sabe exactamente lo que es. Y creo que lleva años así.

Entretanto, está claro que no deja indiferente a nadie. Es imposible que no impacte, por unas cosas o por otras. Quizás tiene algo que no tiene ninguna otra. Ni las de su país. Pero te puede aturdir. Enredarte en sus vistas hipnóticas. O hacer perder el norte, aunque si hablamos de puntos cardinales, aquí son otros, digamos, los que se manejan más.

Este viaje, corto, se hizo en invierno y pretendía tomar un nuevo pulso a la ciudad que había conocido 17 años antes, en otro viaje más largo y en verano. Algunas cosas habían cambiado, otras permanecían. Y esta calle de nombre sugerente, que también ha pasado por lo suyo, ya era entonces como es. Es verdad que en esta época del año se veía diferente. Pero seguía viva hasta muy altas horas. O bajas, según se mire.

Y luego pasa lo que pasa…

P.D. No creo que sea demasiado difícil, a pesar de la distorsión. Pero esta vez habrá que acertar la ciudad y también la calle. Muy conocida… si conoces la ciudad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s