Undécimo sábado: ¿otra vez campeones del mundo…?

¿Te acuerdas? Tal que un sábado, hace ya diez sábados, entrábamos en un mundo distinto, que nunca habíamos conocido. Pensábamos entonces, y hoy nos da por pensar.

Entrábamos incrédulos, y hoy no nos creemos haber llegado hasta aquí.

No sabíamos bien lo que pasaba, hoy no sabemos realmente qué va a pasar.

Comprendía pero no entendía, ahora entiendo sin comprender.

Lo veíamos lejos, nos ha pasado cerca… o al lado.

Hacíamos planes en casa, hoy no vemos el momento de salir.

Se nos venía el techo encima, ahora se nos caen los ojos de las pantallas.

Votaron todos juntos, hoy cada uno por su lado.

Sonaban unánimes los aplausos, innegociables, después ya vinieron a cuestionarlos.

Al final terminan por imponerse las cacerolas.

Era música, ahora es ruido estridente.

Entramos unidos y salimos separados… otra vez.

Jugábamos a los jeroglíficos con emoticones, hoy a descifrar las instrucciones del BOE.

Se suspendieron el Mobile, la Champions, las Fallas… ahora vemos Liga Alemana.

Probamos con Sakuma y los burpees, pero ya hacemos slalom por Menéndez Pelayo.

Cerró el Retiro ese mismo sábado, hoy sigue cerrado.

Nos llamábamos, y ya, para qué…

Revisitamos Cien años de soledad, después nos hemos liado en Rayuela y no queremos escapar.

Escribíamos microrrelatos, pero ya nos cuesta acortarlos.

Se iba a estrellar, y todavía resiste.

Nos soportaba al Dúo Dinámico, los sigo aborreciendo.

Expresábamos solidaridad y afecto, hoy es el clamor de los indignados de bien.

Mirábamos a los necesitados, pero los que se manifiestan van en descapotables.

Unos hacen cola silenciosa para comer, los otros braman por no poder ir a los bares.

Vivíamos sin mascarillas, hoy nos da reparo andar a cara descubierta.

Quirúrgicas, blancas o azules, con banderita, de Loewe…

Era alerta sanitaria, ahora lo llaman privación de libertad.

Fueron los fakes de sanitarios, empezaron a arreciar las arengas patrióticas.

Escuchábamos a los expertos, pero empezaron a abrumarnos los que salían de las piedras.

Dudaban los científicos, afirman sin ninguna duda los enterados.

Y los que seguirán afirmando que la sanidad pública es un despilfarro.

No manejábamos términos como desescalada, y fases eran las de la luna.

Éramos un estado de alarma y recogimiento, hoy básicamente una fase mirando a otra.

El Gobierno tenía un plan de crisis, hoy anda tapando vías de agua.

Teníamos a Aute, hoy ni siquiera…

Hacíamos planes para el verano.

Se inventaban canciones, hoy rugen los cilindros y suenan los claxons a toda marcha.

Fue la creatividad, después la iracundia.

Se nos venía encima la pandemia, hoy hablamos en pasado del presente.

Se contaban 143.000 infectados en el mundo, esta semana han pasado de cinco millones.

La normalidad no será nueva, simplemente, no será normal.

Era una ciudad callada, sobrecogida…

Y se diría que al undécimo sábado habíamos sido campeones del mundo otra vez.

Decía Machado… lo mismo que diría hoy.

¿Te acuerdas…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s