El All Star se ha jugado en Vitoria

copa-del-rey-baloncesto-2017

No es que tengamos todas las razones para sacar pecho con el baloncesto en España, porque sigue siendo una vergüenza, por ejemplo, tener una liga impar debido a que no hay suficientes equipos solventes económicamente. Y varios de los que se mantienen en la Liga ACB mal sobreviven con el agua al cuello. Pero cuando llega la Copa, nos entra el subidón. Nadie en la Europa baloncestística consigue hacer una competición tan bonita. Ocho equipos realmente buenos, capaces de ganarse unos a otros, que cada año hacen de estos ocho días una fiesta. Súmese a ello que en una ciudad se juntan ocho aficiones que van básicamente a animar, a disfrutar de los partidos y a pasárselo bien. Por eso bien nos atreveríamos a decir que el verdadero All Star -desde luego el nuestro- se ha jugado este fin de semana en Vitoria. Claro, no porque los jugadores que se dan cita aquí en la Copa sean tan inmensa e insultantemente buenos que los que se han reunido estos días en Nueva Orleans. Pero dado en lo que ha derivado el show de las estrellas de la NBA -nada que ver con aquellas míticas confrontaciones Este-Oeste de los años 80-, en términos de competitividad, emoción y espectáculo vibrante, no hay color: nuestra Copa es mucho mejor.

Dicho esto, que no pretende ser un atracón de patriotismo, ¿qué decir del Real Madrid de Baloncesto? Vuelvo a insistir, y no me importa ser pesado: en el verano de 2011, el club decidió reducir a la mitad el presupuesto de la sección, después del dispendio de las anteriores temporadas y de cuatro años no ya sin ganar un título, más exactamente sin olerlo. Se fichó a Pablo Laso, que venía como uno de esos entrenadores que se dicen de “perfil bajo”. Y la plantilla de entonces no era, ni mucho menos, la que hoy ya sí exhibe el Madrid (apenas un joven LLull, Carroll, Felipe Reyes, Sergio Rodríguez…). Bien, pues esta es ya la sexta temporada de Laso al frente -y al menos dos veces en este tiempo han estado a punto de echarle- y ya, seguro, va a ser la sexta en la que gana, al menos, un título. En total, cinco copas con la de ayer, tres ligas y una Euroliga. Y, sobre todo, porque esto es casi más importante, un equipo con un estilo propio e inconfundible, al que gusta verle jugar, que compite admirablemente y que, gane o pierda, está en la pelea por todos los títulos. Si miramos atrás, y salvo temporadas puntuales, esto no se veía en el Real Madrid desde los tiempos de Lolo Sainz. Y habrá que reconocérselo al entrenador.

Por lo demás, felicitar a los ocho equipos -qué gran Andorra, qué magnífico Valencia Basket…- y agradecerles que nos han regalado estos días un excelente repertorio de baloncesto del bueno. A ver si toman nota otras ligas y otras competiciones. Y a ver si espectáculos así animan a más patrocinadores a apostar por este deporte -y el femenino, que también son buenísimas-, se termina por apostar por jugadores españoles -que ese también es un lastre que llevamos- y, en fin, a todos en este deporte se nos pone mejor cara.

Y a los campeones, en fin, felicidades… por ganar y por ser como sois.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s