Masaje de fin de año

Masaje de fin de añoEn otros tiempos, el mensaje de fin de año lo daban los jefes de Estado. Ahora, por ejemplo en España, lo dan el Rey, los presidentes autonómicos, los alcaldes, los presidentes de clubs de fútbol, los directores generales de las empresas, los jefes de departamento, los presidentes de comunidad de vecinos, los porteros de las casas… Anoche el bar de al lado parecía Hyde Park Corner, cada uno se hacía sitio para subirse a la silla y pronunciar su particular discurso. Uno no iba a ser menos, pero para no abundar, y temiendo además que no le hagan caso entre tanta profusión, mejor se va a decantar por ofrecer un masaje de fin de año, sí, parafraseando a McLuhan y Fiore, que ya hicieron el jueguecillo de palabras.

Vaya por delante que, para abundar en la tristeza que en general nos ha dejado 2013, llegamos a su último día con el corazón en un puño por la situación de Michael Schumacher. Ya sé que en realidad tenemos día a día múltiples motivos para vivir con esa angustia, cercanos y lejanos, y que tanto en dimensión como en afección personal nos pueden parecer, lo son de hecho, mucho más trascendentales y preocupantes que la suerte de un ex piloto de Fórmula 1. Pero es la sensación que da. Una figura que siempre transmitió una impronta de fortaleza, inmunidad al peligro y seguridad en sí mismo, y que ahora haya dado en caer en este trance, en cierto modo nos impresiona, nos confirma la frustrante certeza de que no somos nada. Vamos a ver si es capaz de gestionar esta terrible curva, seguiremos sin ser nada, pero algo nos reconfortará.

Pero de curvas traicioneras ha estado repleto el circuito para todos, o mejor dicho para una gran y abrumadora mayoría. Ha sido el año en el que hemos adelgazado radicalmente. En efecto hemos perdido derechos, servicios, garantías, trabajo, dinero y fundamentalmente respeto. Este último don nos lo han denegado sistemáticamente, de principio a fin y con toda alevosía, sin cortarse un pelo y sin el menor amago de apuro. Y lo peor, quizás, es que no hemos reaccionado, más bien lo hemos asumido. Más que nunca desde hace mucho tiempo, este país ha dejado patente la tradición feudal de la que procede, que tanto le ha marcado. Y con honrosas excepciones, esta ciudadanía ha dejado traslucir mucho de lo vasalla que en el fondo es. Por desgracia, han ganado por goleada los que defienden que seamos así.

A ello ha contribuido, entre otros factores importantes, que 2013 ha sido posiblemente el peor año de nuestra historia moderna en términos de Información. No es que vaya a decir que nuestro problema es de Comunicación, como últimamente usan en resolver las entidades que simple y llanamente la han pifiado en sus ámbitos de actuación. Me refiero a que hacía mucho que esta sociedad no estaba tan mal informada, y encima ha hecho ínfimo o nulo uso de lo que tenía para informarse más allá de lo oficial, de lo interesado y de Google. Unos, por un lado, han mentido, han manipulado, han vomitado discursos infumables, han dado sensación de no saber articular dos frases seguidas, han proferido obviedades cuando no sandeces o groserías, han declinado comparecer ante la opinión pública o lo han hecho pertrechados en un plasma; los otros se han conformado, no han cuestionado, no han repreguntado, la inmensa mayoría de los medios de comunicación han antepuesto su viabilidad financiera a su independencia -aún así han adelgazado sus plantillas, con la particularidad de que por lo general se han deshecho de los profesionales y se han quedado con los directivos. En resumidas cuentas, nos han contado lo que les ha dado la gana y muy poco se les ha rechistado.

Con todo lo que nos hemos prometido y los deseos que hemos lanzado al aire cada fin de año, a estas alturas del siglo XXI este mundo es más pobre, de recursos y de espíritu. El frágil equilibrio que sostenía una cierta coherencia se rompió a finales del pasado, y los que se sintieron ganadores se vieron con licencia para arrasarlo todo. Creyeron que el mundo era suyo y suyo lo hicieron con total aquiescencia e impunidad. En la era de la comunicación global, cuando más herramientas y más posibilidades teníamos de actuar, de concienciar, de llegar a todos los rincones del planeta, generar conversación y propiciar cambios sociales, ha sido una élite la que se ha apropiado del invento, ha terminando haciéndose poderosa en las redes de las que tanto recelaba porque está claro que las temía. Ahora sin embargo domina todos los mecanismos del sistema y los utiliza como un juguete, naturalmente el suyo, y si ellos no lo manejan no hay juego que valga. Es el panorama al que asistimos cuando se va a cumplir un siglo del comienzo de la Primera Guerra Mundial, y tan lejos y tan superado nos parecía ese capítulo de los libros de Historia. ¿Cuánto hemos progresado desde entonces… o mirémonos a los ojos?.

Sí, dije que esto era un masaje de fin de año. Pero los masajes no siempre han de ser placenteros, a veces tienen que hacer algo de daño en ciertos tejidos y ciertas articulaciones para que de verdad resulten terapéuticos. Además se me olvidó el linimento. A ver si en 2014 lo hacemos sólo un poco mejor, y el del año que viene nos lo damos con aceite de romero.

2 Comments

  1. FELIS 2014 A LOS CIUDADANOS DEL MUNDO….. SI VIVÍS EN ESPAÑA BIENVENIDOS A LA EDAD MEDIA….. QUE NO DECAIGA EL ESPÍRITU DE TORQUEMADA…….
    Dicen que si en España cada cura fuera un maestro, cada iglesia una escuela y cada catedral una universidad seríamos una potencia mundial………PERO SIEMPRE OS QUEDARÁ EL FUTBOL…… Y LOS VALORES CLARO……ÁNIMO….

  2. Feliz Año, desde la capital del medievo, Sevilla. Aquí cualquier año, a Pilatos, lo visten de rey mago y procesión al canto. Cuanto enfermo suelto. Y para esto no de momento no hay cura. Hay terapias para las drogas, pero para esta enfermedad capilleril nada de nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s