Entrenadores en la Montaña Rusa

Cholo SimeonePepe Mel (2)

Posiblemente el único entrenador de la Primera División española que no está cuestionado y del que nadie tiene la menor duda en estos momentos es el Cholo Simeone. Que por cierto no figura en la lista de diez que ha dictaminado la FIFA para aspirar al Balón de Oro, compuesta por nombres digamos más gruesos. Los demás banquillos de la Liga andan con sus más y sus menos, y según se acercan las navidades –punto de inflexión en la marcha de la temporada, y por lo tanto un momento muy sensible-, quien más y quien menos se ve abocado a una montaña rusa que, irremediablemente, para algunos se detendrá en seco tras una brusca bajada.

De los grandes y los de arriba, hecha la excepción del Atlético de Madrid, tenemos a Ancelotti, que permanentemente vive con la sombra alargada que proyectan los nostálgicos del régimen anterior. Él, además, contribuye a alimentar esa cizaña con su indefinición, su inconsistencia en las decisiones y la sensación de que su prioridad es contentar a todos para terminar por no dejar satisfecho a nadie. Cada partido, una alineación y, lo que es peor, un sistema, así a estas alturas no se sabe ni cuál es el once titular del Real Madrid ni a qué quiere jugar. En el otro frente, el Tata Martino lleva el liderato y unos números encomiables en Liga, pero a él le toca lidiar con otra nostalgia, la del listón insuperablemente alto que dejaron los años de Guardiola, en términos de resultados y del fútbol exhibido a los cuatro vientos. El FC Barcelona de esta década ha pasado a otro status, ya no le basta ganar. Ni el argentino ni el italiano peligran de momento, pero tienen mil ojos vigilándoles, como por otro lado no puede ser de otra manera en ambos clubs.

Mirando más abajo, ya entramos en la montaña rusa. El que peor lo tiene en estos momentos es Pepe Mel, que es de esos típicos casos de entrenador que pasa del día a la noche, ensalzado tras una notable temporada, su cotización cae en picado a poco que la siguiente no ha empezado muy allá, por no decir rematadamente mal. Él lo sabe muy bien porque lo vivió en el Rayo, ahí lo que le sentenció fue una racha de tres o cuatro partidos nefastos a la vuelta de navidades, cuando luchaba por el ascenso. Aquí, el “espectáculo” ofrecido en el Calderón, su cara de funeral en la rueda de prensa tras aquello, la irrupción de aficionados en el entrenamiento, esos precedentes… y ciertas dosis de fatalidad que le han impedido repuntar en los dos partidos siguientes… malos ingredientes. En mi opinión, se equivocaría mucho el Betis si decidiera destituirle, pero cierto es que la dinámica se antoja peligrosa. Recuerda al Villareal de hace dos años o al Athletic de la temporada pasada, que entre bajas en la plantilla, lesiones y malos resultados en el inicio, entraron en barrena y no levantaron cabeza, bueno, los amarillos terminaron en Segunda con seguramente mejor equipo del que tienen ahora en puestos de Champions.

Por lo demás, un sube y baja. Francisco en el Almería estaba sentenciado y de pronto gana dos partidos y coge aire hasta que pierda otros dos; a Djukic le han perdonado ya la vida dos veces, tras sendas victorias salvadoras del Valencia cuando ya le iban a apretar la soga, pero la sigue teniendo al cuello; Si Schuster sube un peldaño lo baja JIM, a Luis Enrique le cambia la color cuando baja a Andalucía pero palidece otra vez cuando vuelve a Vigo, y a Unai Emery las coderas rojas de la chaqueta azul se le están desgastando de forma muy sospechosa. Tampoco están para muchos cantes Paco Jémez, Aguirre… todos en el alambre. Relativamente tranquilos a día de hoy viven Valverde, Marcelino o Luis García, pero tablas tienen los tres como para saber que no deben fiarse un pelo.

En fin, se admiten apuestas a ver quién no come el turrón –alguno habrá- o quien no llega al Carnaval –que serán unos cuantos. Y ya saben que, en estos debates, la palabra la tienen muchas veces los jugadores. Cuando les da por no tirar del carro, no hay manera. Y todos estos entrenadores que hemos nombrado son perfectamente conscientes.

Y en esto, Pep Guardiola tomándose unas buenas cervezas…

3 Comments

  1. Yo este año estoy siguiendo los partidos del Atletico cuando puedo y sigo viéndolos con el temor del viajo aficionado pupas que soy. Y luego veo cómo juegas y cómo recuperan los balones en nada y la tocan perfecta triangulando y a los espacios y abriendo las bandas…. y luego esos killers como Diego Costa o Villla que va cogiendo tono y lo flipo…. ayer con el Bilbao pues es que eran gatitos frente a tigres…. El Cholo la verdad es que ha encajado en al Atletico como un guante y ha transformado el equipo…. Hay que pensar que la mayoría de estos estaban con Manzano y eran unos flojos de cojones…. y ahora da gusto verlos…. Y luego el Cholo en las ruedas de prensa pues ha perdido esa chulería que tenía hace años y es bastante educado y lógico en sus análisis…… Lo único que le pierde es esa pasión que pone y que le hace celebrar hasta el 7 gol….. yo creo que si metes 5 o 6 o 7 goles pues ya podías estar relajadito y no celebrarlo por respeto al rival….. Pero bueno.
    Lo del Madrid sigue siendo penoso….. vaya gol que le anulan al rayo y vaya penalti que no le pitan con 0 a 0…… Si es al revés era golazo y penalty de libro…..

  2. Lo que me atañe a mi, con lo relajadito que venía de mi enésimo periplo berciano, me embrutecí pasado 10 minutos de las nueve de la noche.
    Pepe Mel ha hecho milagros en este equipo y hay que reconocerlo. Pero llega un momento que, según que cosas hagas o digas, pierdes todo el crédito que tenía en un minuto.
    Y a mi me está defraudando totalmente.
    Se está poniendo nervioso y en lugar de tirar para adelante, pues se dedica a hacer ruedas de prensa sin el apoyo de la directiva. O lo más denigrante, darle cancha a unos descerebrados ultras, con los que se pone a dialogar sobre lo divino y lo humano en pleno césped de la ciudad deportiva tras un entrenamiento.
    Y ayer que ves el partido y ves que la cosa parece que va cambiando un poquito y se van teniendo oportunidades, pues llega este señor y mete a un alemán, que ya ha demostrado claramente que es una patata, y te destroza el partido en dos jugadas determinantes.
    Cuando un jugador falla, aparte de lo malo que es el jugador, gran parte de la culpa la tiene el entrenador que lo alinea. Y en este caso la cagó el señor Mel.
    Por tanto, yo sí quiero que se vaya. Y ahora el Barça y después los palanganas. Como no vaya a Estepa, los mantecados no te los comes chaval. Que lo sepas.

    1. Lo de los ultras me dejó flipado…… yo creía que este tio era bastante sensato e inteligente y ahí la cago 100%….. no se que hay que dialogar con unos subnormales fascistas….. claro que en todos los clubs les bailan el agua a los ultras de los cojones….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s