Correr con el corazón

correr con el corazón IIIDecía el gran atleta británico Steve Ovett que cuando corría sentía miedo, y eso le motivaba para correr más. Cada uno encuentra sus razones particulares, pero creo que al final todos corremos con el corazón. No me refiero a lo puramente físico, que es muy obvio, lo que quiero decir es algo más. Lo hagamos por necesidad, como actividad saludable o por pura competición –contra otros o contra nosotros mismos-, hace falta amar mucho para entregarse a un juego tantas veces solitario y que transcurre sin pelota, sin ruedas, sin más líneas que las que marcan el principio y el final, a veces perfectamente trazadas, las más del todo imaginarias.

Correr es una acción primordialmente individual que, entre otras cosas, sirve para conocerse mejor uno mismo. Te tiene que gustar porque si no, ni te lo planteas. ¿Cuánta gente has conocido que dice que le aburre supinamente, o piensa que estás mal de la cabeza por calzarte las zapatillas y salir una desapacible noche de invierno? Y cuando por cualquier razón tienes que pasarte un tiempo sin practicarlo, sin ese ritual de estiramientos previos, sin esa subida súbita de pulsaciones al arrancar, sin sentir esa respiración rítmica, sin ese leve –o no tan leve- recordatorio en los cuádriceps unas horas después, inevitablemente te falta algo y lo pagas en el ánimo y en el humor. Sí, estos somos los que corremos por devoción.

Los que nos hemos dado a este bendito hábito adictivo, tenemos este fin de semana una oportunidad para reencontrarnos y darle gusto a nuestros sentidos. Esta noche se celebra en Sevilla la Nocturna del Guadalquivir, una hermosa carrera que he tenido la suerte de disfrutar dos veces. Cada último viernes de septiembre, 20.000 corazones y sus 40.000 piernas salen de noche –porque de día allí no habría valiente por estas fechas- a patear por donde se viste lo más hermoso de aquella ciudad, este año termina en la Plaza de España, otros fue en el estadio de La Cartuja, pero siempre es un placer. Esta vez no nos toca, pero al menos tenemos allí un corresponsal, que por cierto reaparece este año después de unos pocos en el dique seco. Hasta que la rodilla empezó a pasarle la factura que nos pasa y nos pasará a todos, no fallaba una. Pero aquí está otra vez.

Y mañana por la mañana se disputa en Madrid la Carrera popular del Corazón, que es la que vamos a cumplir esta vez. De carácter benéfico, la organiza la Sociedad Española de Cardiología a través de la Fundación Española del Corazón, y celebra su cuarta edición. Forma parte de una serie de actividades organizadas para todos los públicos con motivo de la Semana del Corazón. Aquí seremos unos 3.000 o 4.000 músculos cardíacos haciendo kilómetros –hasta 10- por la Casa de Campo, y me imagino que bombeando un rojo y sano reguero por esos caminos jalonados de verde ciudad, que es lo que se debiera ver desde arriba. Para los de a pie en asfalto, en la meta un premio añadido al ya natural e insustituible de completar la carrera: poder saludar a Fermín Cacho –padrino del evento junto a Inés Sastre– y, en mi caso, darle sinceramente las gracias por lo feliz que me hizo una tarde hace 21 años ya, y no dejo de acordarme.

Dicen las previsiones que tanto en Sevilla como en Madrid nos va a llover a gusto, que también es oportuno después de todos estos días de buen tiempo. Pero los que corremos nunca nos hemos detenido ante los elementos, y digo más, aunque nos los echen encima. Iremos un poco más incómodos, se nos podrán agarrotar algo los gemelos, cuidadín las suelas gastadillas y, en fin, seremos corazones en remojo. Pero cuando amas de verdad, lo que te venga importa poco. Porque está claro, corremos con el corazón.

Anuncios

2 Comments

  1. PUES NADA…… A MOJARSE POR FUERA Y LUEGO POR DENTRO…… y cuidado con el corazón y las piernas que ya no somos chavales….. que es todo muy bonito, pero las pulsaciones y los ligamentos no entienden de romanticismos, amores y juegos literarios.
    Yo si que os puedo asegurar que se puede correr una carrera sin que te guste correr……. y acabarla y tomarse unas cervecitas…. es cuestión decidir hacerlo y ya está….. Pero a la intemperie, de noche, corriendo solo en invierno por Madrid, no me vais a ver…….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s