Agencias, boutiques y charcuterías

Boutique (gracias por visitar la página)

El término Boutique de Comunicación, con que usan llamarse muchas pequeñas agencias especializadas, es en realidad antiguo, pero basta darse una vuelta por los buscadores y visitar unas cuantas referencias para comprobar lo recurrido y socorrido que sigue siendo.

El concepto pretende dar la idea de un servicio a medida, una atención personalizada, flexibilidad y capacidad de ponerse en las circunstancias del cliente. Como en aquellas tiendas exclusivas que asimilaron el nombre francés boutique, fundamentalmente de ropa o complementos femeninos, en las que, aparte la calidad y prestigio del género, dependienta y compradora se conocían por el nombre, una sabía lo que le gustaba y le sentaba bien a la otra, y se creaba entre ambas una relación de complicidad que resultaba en satisfacción y negocio continuados en el tiempo, ya que las visitas y las subsiguientes compras eran recurrentes. Aquí el dependiente es el ejecutivo –posicionado como experto- que dedica su tiempo y su conocimiento a la empresa o entidad que contrata sus servicios. Y sabe lo que le gusta y le sienta bien.

Algo de psicológico también hay, a nuestro entender, en la idea. Es tan difícil a veces convertir en tangibles los “productos” que ofrece una tienda de Relaciones Públicas, que quien más y quien menos se ha esforzado en crear fórmulas para dotarles de cuerpo y forma, y presentarlos como lo más parecido a un regalo bien empaquetado con un lacito vistoso. Y de las boutiques se suele salir con una bolsa bien visible y pintona, que ya de por sí transmite un valor más allá de lo que contenga. No sé, en algo de esto posiblemente pensó quien inventara el concepto.

Dos son los supuestos –o pretendidos- elementos que distinguen a una boutique de comunicación: por un lado la especialización, bien en sectores de actividad concretos –Salud, Tecnología, Lifestyle…- o bien en prácticas y modalidades específicas –comunicación digital, eventos, gestión de crisis…; y por otro lado, ese carácter minorista, cercano y personal, desmarcándose de las grandes agencias, como en un intento de desplazarlas al rol grandes superficies, más generalistas y mucho más impersonales -aunque luego no siempre termine siendo así.

Luego, vas mirando por ahí y no siempre se cumplen estos requisitos. En realidad lo que se encuentra es muchas agencias de pequeña estructura que se hacen llamar boutiques para ponerse en valor. Lo mismo que muchas agencias grandes tienden a posicionarse como consultoras, a fin de realzar su status y acercarlo al de esas reconocidas firmas cuyo solo nombre y su presencia en una reunión ya casi justificaban la factura por unos frondosos honorarios.

Charcutería (gracias por visitar la página)En realidad, es que parece que a nadie le gustara llamarse simplemente agencia, el término se advierte un tanto denostado, no vende igual. Todos quieren ser o parecer algo más. Entre otras cosas para que el cliente las tome más en serio, valore más sus servicios y, en definitiva, poder presentar unas tarifas más altas, o cuando menos más dignas, sin que se rían en sus narices. El término boutique se asocia a exclusividad, calidad, atención exquisita… y producto caro. En cambio, si se presentan simplemente como agencia, piensan que les ningunearán en el trato, les considerarán una de tantas y les pagarán lo mismo por hacer lo de siempre, básicamente implementar más que pensar. Lo que conlleva ciertamente poco glamour… y menos beneficio.

Todo el mundo tiene derecho a venderse. Cierto que, como en todo, es importante conocer y conocerse, no creerse al pie de la letra lo que que uno va diciendo que es. A veces, según entras por la puerta, te das cuenta de que estás en una charcutería de Comunicación. Básicamente, si su razón de ser es la especialización, deberían estar sólo para el que viene a buscar “eso” en lo que presumen de excelencia. Pero luego resulta –también porque los tiempos están así- que atienden a lo que se les pide, ya sea hacer mortadelas de prensa, si viene al caso un chopped de mensajes, o cuarto y mitad de salchichón estratégico.

La cuestión es que, en general, a las agencias de Comunicación –grandes y pequeñas- les cuesta muchas veces ganarse el prestigio y la credibilidad que sí han adquirido firmas de otras ramas del Marketing, la Publicidad o la Consultoría de Negocio. Y a veces se dejan llevar por la tentación de presentarse como lo que no son. Entonces se abusa de términos como el de boutique, hoy ciertamente muy manido. Y que ha terminado por no diferenciar prácticamente nada.

Una agencia pequeña puede ser perfectamente estratégica, creativa, efectiva, distinta a otras por muy distintos argumentos, y hasta ser multidisciplinar, o al menos cubrir más de una especialidad. O saber conectarse y asociarse con quien puede complementar su oferta. Y no necesita ponerse etiquetas que luego no dicen la verdad, o que simplemente no dicen nada. Es cuestión de encontrar su identidad y presentarse como lo que son, haciendo valer como se merece el trabajo que hacen y el servicio que dan. Por ejemplo, destacando el que tantas veces resulta ser su mejor activo: la gente, los profesionales que la componen. Ese sí es un gran valor, jamón del bueno.

Anuncios

1 Comment

  1. En los casi 8 años que llevo en esto no he podido todavía ni tener esa “pequeña” estructura que hace falta para ser boutique o Charcutería….. ¿Cuantos clientes y cuanto te tienen que pagar para poder tener una oficina y uno, dos o tres empleados???? Imposible en mi sector “primario”……..
    Por tanto me conformo con ser el Señor Lobo de la comunicación Agraria. Ese maravilloso personaje de Pulp Fiction que clava Harvey Keitel y que llega a arregler los problemas gordos gordos que se presentan…… un trabajo fino, no exento de cierta improvisación y que se resuelve a satisfacción plena del cliente y por un precio adecuado a la misión…….. así se vive bien y te ahorras una pasta en mantener la boutique……. o la charcutería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s