¿Quién inventó el SIDA?

SIDA 1 diciembre 2012

 

Digamos, y esto es pura opinión, que en el siglo XX nuestra Civilización creó dos bombas letales: la atómica, que después de arrasar Hiroshima y Nagasaki pasó a convertirse, durante toda la segunda mitad del siglo y hasta nuestros días, en el principal argumento disuasorio de las potencias militares mundiales –y no tan potencias; y el SIDA, cuyos efectos devastadores siguen propagándose hoy en el Tercer Mundo, incluso reactivándose en ciertos países occidentales gracias a las drásticas políticas de recortes emprendidas por sus gobiernos.

Un Día Mundial marcado por los recortes en España, elmundo.es;

El SIDA se incrementa rápidamente en la Grecia de la crisis, elcorreo.com.

Quizás algún día llegue a revelarse o consigan explicar –no creo que la mayoría de nosotros podamos aspirar a verlo- el origen verdadero de esta enfermedad, que no existía hasta 1981, y que súbitamente aparece entonces en un determinado país –precisamente en el más rico y se supone más desarrollado del mundo- afectando a unos colectivos bien concretos de esa nación. Empezando por los homosexuales, continuando con los inmigrantes haitianos, para pasar después a los heroinómanos y a los que recibían transfusiones de sangre.

El gran despliegue mediático de una nueva peste que se cebaba en gentes de conducta que dijeran “moralmente dudosa” y que mataba con nombre propio, y qué nombres, derivó en una gran campaña de terror de dimensiones mundiales. En seguida viajó desde Estados Unidos había infectados en Europa, en España… al rebufo de las celebrities implacablemente caídas proliferaron grandes portadas y titulares, fotos escabrosas y todo un escenario de horror y alerta extrema. Demasiado bien montado todo como para eso fuera una plaga al uso.

Llegado cierto momento, deja de hablarse del tema. Cumplido tal vez el primer efecto conseguido, fuera cual fuere y cada y que uno tendrá a bien estimar, la situación ya queda bajo control en los países pudientes. La campaña había llegado a su fin, pero no el virus. Fuera nacido, creado, inventado… estaba ahí para quedarse. Y la decisión fue echarlo fuera, exportarlo a África, Asia y el Caribe, donde ya no merecería grandes espacios informativos, pero donde precisamente no hay acceso a tratamientos para paliar su efecto mortal. De manera más o menos oficial, se dice que debido al hecho de concentrar la atención en los homosexuales, la enfermedad pudo extenderse a heterosexuales, principalmente de los países pobres. Que cada uno decida si se lo cree o no.

Aunque quisiera no estoy acusando, porque no tengo a quién, puedo pensar y soy libre, pero para decirlo o escribirlo necesito pruebas y lógicamente no las tengo. Ya digo que algún día saldrán a la luz. Lo que si me atrevo a aventurar es que el SIDA no ha sido una enfermedad generada por la Naturaleza como las otras que conocemos, sino creada por la propia Humanidad, por gente y entidades concretas y con un objetivo definido. Y cuando se les fue de las manos, decidieron espantarla, cerrar las ventanas y que nos olvidemos de ella. Que es lo que intentamos no hacer aquí hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s