¿Dónde estabas el 14 de diciembre?

14 diciembre 1988, publicada en publico.es

“Las huelgas nos sirven para nada” es la explicación que escucho a la mayoría de l@s amig@s y conocid@s con quienes he tenido oportunidad de hablar estos días y que han decidido no secundar la convocatoria de Huelga General del 14-N. Independientemente de que las circunstancias les obligaran a trabajar o a quedarse en casa; independientemente de lo puteados que en no pocos casos me consta que están, y no lo estaban, o no tanto, hace apenas un año. Pero están muy seguros y convencidos de no apoyar una huelga, “ni por unos ni por otros”. Muy legítimo, cada uno es dueño soberano de sus pensamientos y por supuesto de sus actos. “Total, si nos va a dar igual”.

Voy a hacer un poco de Historia. Cuando se habla de huelgas generales en España en la era moderna, esto es la que va después de la Transición democrática, sólo hay una que haya sido realmente capaz de alcanzar el calificativo de tal con todos sus aditamentos: la del 14 de diciembre de 1988. Las demás han sido por el estilo unas y otras, han fracasado o han triunfado según la cuentan unos u otros, gobiernos o sindicatos, y por supuesto según qué portada de qué diario caiga en tus manos al día siguiente. La del 88 no tenía vuelta de hoja: había triunfado en toda regla.

Sigamos haciendo historia. En otoño de aquel año, el gobierno que presidía Felipe González, presionando por la patronal –la CEOE que durante esos años y tantos años más dirigió José María Cuevas– planteó y finalmente aprobó una serie de reformas en el mercado laboral. La más sonora, un contrato precario –de “inserción laboral”, técnicamente llamado- para jóvenes, esto es, un contrato basura del estilo de los que usó Margaret Thatcher para generar empleo en teoría, para minar la convivencia británica y sumirla en el animalismo social, en la práctica. También se abarataba el despido, se reducían prestaciones por desempleo y las medidas afectaban igualmente a funcionarios y pensionistas.

No era la primera convocatoria de este calado en nuestra todavía tierna democracia, ya en 1978 –con UCD en el poder- y en 1985 –ya con el PSOE– se habían convocado paros con la misma intención y respuesta digamos parcial. Pero por primera vez se sumaba a los convocantes la entonces poderosa e influyente UGT. Felipe González no se creía que su fiel Nicolás Redondo le fuera a traicionar con aquello, y posiblemente nunca pensó que aquello iba a llegar a mayores, que iba a perder el control de la situación si prácticamente nadie le había tosido desde 1982. Hasta que llegó el día H, esto es, el 14-D.

La noche anterior, RTVE, todavía la única cadena de emisión nacional, locutaba en su informativo nocturno, con voz impostada y suficiente, cuáles serían los “normales” servicios mínimos de la TV pública durante la jornada de paro. Entonces dieron las 00.00h del miércoles 14. Recuerdo un pitido y la señal se cortó ipso facto. Carta de ajuste. Se ha escrito –y aquí un ejemplo– sobre los entresijos de aquella sofisticada y eficaz operación, la perfecta coordinación entre Bola del Mundo, Pirulí, centros de producción de TVE y Radio Nacional, centros de enlaces por todo el país… una obra de arte. La cuestión es que ahí empezó a triunfar esa huelga. La gente que aún no se había acostado fue consciente de que aquello iba muy en serio. La que se levantó a la mañana siguiente se dio cuenta en seguida.

Es día de invierno de 1988 se paró el 90% del país. Como bien han dicho, más que general, aquello fue una Huelga Nacional. Por la noche, Felipe González reconoció públicamente el éxito y la masiva respuesta. En privado, según escuché ayer, parece constatado que se aprestó a dimitir, cederle el testigo en la presidencia a Narcís Serra. Y que fue su padrino alemán,el ex canciller Willy Brandt, quien le llamó y le dijo: “sigue, pero negocia”. Semanas después, Gobierno y sindicatos –los de entonces- se sentaron a negociar. El contrato para jóvenes quedó en el archivo para siempre –hasta ahora- y no prosperaron todas las demás reivindicaciones inmediatamente, pero progresivamente sí se subieron las pensiones, los sueldos de los funcionarios y se incrementó el tiempo de prestación por desempleo. ¿Qué hubiera pasado si ese día hubiera parado un 30%, un 40%? Un año después, Felipe renovaba en las urnas su mayoría absoluta. ¿quién sabe si no hubiera dado su brazo a torcer después de la magnitud del parón general? Esa huelga sí sirvió para algo.

Ese día yo tuve que ir a mi puesto de trabajo, la empresa nos obligaba a todos a ir. Luego no hicimos absolutamente nada, se trataba de un establecimiento comercial y no había nada ni con quién trabajar. Pasamos la tarde en el salón excitante y amorosamente clandestino de un bar teóricamente cerrado. Los jefes nos mandaron a casa dos horas antes del cierre, me tuve que bajar a pie desde Raimundo Fernández Villaverde hasta Pacífico, no había otra.

Sí, las huelgas pueden servir para algo y hasta para bastante. Bien hechas y bien respaldadas. Por cierto, ¿dónde estabas tú el 14 de diciembre de 1988?

6 Comments

  1. Ah! ¿Pero estando el PSOE se hizo huelga general?. ¿Y no una, sino más de una?. ¿Y eso lo saben las criaturitas alobadas que solo tienen en su receptor de tv sintonizada uno o dos canales (Intereconomía y Libertad Digital)?.
    Yo os puedo decir donde estuve. Pasando más frío que un nudista en Alaska de madrugada en la puerta de Mercasevilla, donde trabajaba esos años.
    Así hasta que amaneció y nos fuimos turnando y pude ir a tomarme unos caldos para tomar fuerza para la mani que hubo después por el centro.
    Y que estemos en 2012 y así todavía. Y que hoy leyendo la prensa parece que lo de ayer fue una cosa más y punto. Y se te queda la cara de gilipollas viendo como apoyas una huelga general en la que crees, y que por ello te van a quitar x pelas el mes que viene sumado a que no tendremos paga de navidad.
    Y que en 2012 todavía haya una derechona rancia y asquerosa que sigue manteniendo estatuas y calles y avenidas con el nombre de un dictador. Y con una prensa más reaccionaria y fascista que la del 36 amparándose en una libertad de expresión que ellos mismos quitarían en cuanto tuvieran oportunidad.
    Y no hayamos quemado todavía nada, absolutamente nada.

  2. Ya os he dicho alguna vez que no hay nada más TONTO que un obrero de derechas……. PERO ES QUE EN ESTE PAÍS HAY MUCHO TONTO…. Yo hice huelga ayer y fui a la manifestación y había un huevo de gente y la mayoría normalita, ni sindicalista, ni roja ni nada, gente cabreada y muy jaaaaarta de toooo…..PERO VIVIMOS EN UN PAIS DONDE EL MAYOR HIJO DE PUTA DE LA HISTORIA LLAMADO FRANCO SE MURIÓ EN LA CAMA…… ¿qué podemos esperar??? Yo hasta me he cansado de explicarle a la gente que la paga extra, las vacaciones, las 40 horas, los días libres de mudanza, la baja por enfermedad, la sanidad pública, la educación obligatoria y gratuita, etc…. NO NOS LO HAN REGALADO…. HAY MILLONES DE PERSONAS Y MUCHOS SINDICALISTAS QUE SE HAN JUGADO LA CARA Y HASTA LA VIDA PARA CONSEGUIR CADA COSA QUE TENEMOS….. pero parece que hay mucho borrego suelto por ahí….. A mi ayer me mandaban mensajes contra la huelga conocidos mileuristas que les han bajado un 30% el sueldo….. y metiéndose conmigo y con los sindicatos…… POBRECITAS CRIATURAS…… así les va…

    1. Esos son los peores, esos que votaron a estos fascistas creyendoselo todo, todito, todo, y ahora no quieren reconocer la cagada y salen por los cerros de Ubeda.
      Es lo que tiene este país, que a la gente le cuesta reconocer que se equivoca y la caga, y sigue, sigue y sigue.
      Pues a joderse. Enhorabuena por lo votado.

  3. Yo también estuve, y si hubiéramos sido solo 35.000, como ha dicho la Delegación del Gobierno con todo su desparpajo, supongo que nos habríamos econtrado fácilmente. Más cerca estábamos del millón que han dicho los sindicatos que de esa cifra ridícula. Qué interés por ningunear la protesta de toda esa gente, por centrar la información en los incidentes y por dar a entender que todo ha sido un sarao que se han montado cuatro radicales insolidarios con el pueblo decente que lo que quiere es trabajar y callar. Y todos esos que van y se lo tragan…

  4. ¿ Las huelgas y manifestaciones sirven para algo?. Sí.
    Corría el año 1.993 cuando los 1.200 trabajadores de la empresa Sniace se encerraron durante ¡¡¡43!!! dias con sus correspondientes noches. La empresa quería cerrar. También el Psoe y Banesto.Luis del Olmo , amigo del golf….., ( deporte) de Mario Conde no se daba por enterado y no los tenía en cuenta.
    Solo las manifestaciones DIARIAS de todo un pueblo, Torrelavega, las presiones a los politicos,
    de los trabajadores, sus familias, del comercio de la zona, las manifestaciones en Madrid, de muchas angustias, la empresa, hoy, sigue en pié.
    Sí, claro que sirven.
    Por cierto; no me cuadra que en Santander salgan a la calle 30.000 personas, dicen, y en Madrid 35.000.
    Saludos.

    1. éramos miles y miles más…. pero la gente obrera para el Gobierno valemos muy poco…… un 5% o menos…. si fueramos de los que estamos contra el aborto habríamos estado 10 millones de personas… o así

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s