¿Quo Vadis Athletic?

Llorente y Bielsa, foto de elmundo.es

 

 

Aprovechando que este fin de semana Barcelona y Real Madrid han ganado y goleado con normalidad, que el Atlético de Madrid mantiene las mismas constantes firmes y tampoco hay mucha más novedad en esta Liga, hoy voy a dedicarle un espacio que le debía al Athletic de Bilbao. Fue el equipo que más enamoró la temporada pasada y se dio a conocer en todo el mundo por su espléndido juego, reforzado por su pujanza y juventud. Y luego, el resacón. Aquella plantilla tan brillante como estrecha se dio un verdadero atracón de partidos y satisfacciones, pero la cosa terminó mal. Exprimidos, vapuleados en las dos finales, decepcionados y abroncados por su entrenador, según se ha sabido después. Luego, Javi Martínez y Llorente apenas participaron con la selección en la Eurocopa; el primero, junto varios de los cachorros –Muniaín, Ander Herrera…- compartieron el escarnio del lamentable papel en los JJ OO de Londres. Mientras, se desarrollaba una densa y tensa negociación para la renovación de Bielsa, y algún fleco no debió quedar bien zurcido. Resacón en toda regla, ya digo.

No parecían las condiciones ideales para afrontar una nueva temporada que llamaba a la puerta casi sin avisar. Muchos ni se habían enterado de las vacaciones. Para empezar, don Marcelo monta en cólera porque no han terminado las obras en las instalaciones de Lezama que el club le había prometido que sí estarían terminadas, por lo que no haría falta irse concentrados a ningún sitio. Ante sus amargas quejas y algún que otro empellón contra la compañía constructora, alegando que estaba engañando al club, éste ningunea al entrenador y se pone de parte de la empresa en cuestión. Para seguir con el mal rollo, Fernando Llorente se reincorpora anunciando que no va a renovar cuando termine contrato esta temporada. Y Javi Martínez acepta irse al Bayern Múnich, que paga su cláusula de 40 millones. Seguidamente la pataleta, “pues tú no te marchas”, “pues cómo que no”, saltos nocturnos de vallas y ataques de nervios.

En estas la directiva se cierra en banda. Como ya hicieron otras directivas del Athletic. No ha sido la apertura de miras lo que más les ha caracterizado a la mayoría de los que han pasado por allí en los últimos años. Así se pudrió Julen Guerrero, que de figura en ciernes del fútbol español se quedó en un jugador cada vez más intrascendente, náufrago en equipos que se daban al patadón para evitar descender. Este Athletic que tanto hacía soñar necesitaba crecer a lo ancho para de verdad ser un grande con aspiraciones a lo máximo. Si sus dos figuras se querían marchar y buscar otros rumbos, otras metas y mejores contratos, el club tenía la oportunidad de obtener un buen dinero con el que ampliar la plantilla, darle más fondo de armario. En estas siempre me viene a la memoria el caso del PSV Eindhoven en los 80. Vendió a su rutilante estrella, Rud Gullit, al Milan, y con el dineral que se embolsó se dedicó a fichar bien, con cabeza y tino, para edificar un equipo Campeón de Europa. Pero a nadie en Bilbao se le ha siquiera ocurrido hacer lo mismo. Y ciertas avaricias rompen sacos. Por el riojano no van a ganar ya un duro si no lo venden en invierno. Y con los 40 millones del navarro no han fichado nada, porque los cobraron con la temporada ya iniciada.

Ahora este Athletic presenta una plantilla debilitada respecto a a la temporada pasada, en cuanto a efectivos y en cuanto a mentalidad, y encima con todo ese mal ambiente instalado. Malos compañeros de viaje para afrontar toda una temporada. Y Marcelo Bielsa, cuya intensidad en el trabajo y en los métodos es conocida y casi siempre elogiada, ahora a unos y a otros se antoja insoportablemente intenso, lo que antes eran genialidades de pronto se ven como extravagancias. Los resultados no hacen más que reflejar este estado de cosas, las caritas de Llorente todo un poema. Imaginamos que, como siempre, la cuerda se romperá por el entrenador. Pero no será la solución. En mi impresión, lo que les queda ahora en San Mamés es serenarse, pasar este trago de temporada, quizás reencontrarse en la segunda vuelta o si no, en todo caso limitar daños –miren las barbas del Villarreal, si echan al argentino, por favor no se traigan a Lotina. Y de cara a la próxima, pensar y tratar de hacer las cosas bien y con sentido común. El tesoro en bruto lo siguen teniendo. No lo encierren en un sótano hasta que no valga nada, mejor déjenlo crecer.

2 Comments

  1. Yo también disfruté de este Athletic la temporada pasada. Pero también llevo comentando mucho tiempo, tirar de post antiguos, que ya estaba bien del mito de que en San Mamés nunca pasaba nada. Que si campo señor, que si equipo único…..Que no, que a ver si se entera todo el mundo que es eso, un equipo de fútbol ni más ni menos. Con toda su gloria y con todas sus miserias, como el resto de equipo de fútbol.
    Con sus ultras, como en todos los estadios, y ahora esto. ¿Dónde he visto yo esta peli?.
    Pero que estén tranquilos, que no bajarán. Ya se encargará de eso el impresentable del Villar, que para eso es de Bilbao y del Athletic. Como ya ocurrió en temporadas pasadas cuando estaban con la soga al cuello y de repente aparecían unos penaltíes extrañísimos en el minuto 92, 94…..
    Por eso les digo a mis amigos del Athletic que bajen ya de la nube donde se encuentran instalados desde la época de Pichichi y se estrellen de una vez, porque siguen ahí sin enterarse de nada. ¿dónde he visto también esa peli?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s