La Vera Olímpica, I: Empieza la Natación

La Vera Olímpica I, Villanueva de la Vera

 

 

La Ruta GR-111 comienza oficialmente el 28 de julio de 2012 con la etapa Madrigal de la Vera – Valverde de la Vera, de 14,9 km. Extraoficialmente, empieza con unos churritos y porras a escasos metros del límite provincial entre Ávila y Cáceres. Y de hecho, arranca con una cuestona de entrada, como no podía ser de otro modo y para que nos vayamos espabilando y nos dejemos de tanta tontería. Eso sí, glamour no le va a faltar a este tramo inaugural, pues caminamos entre posesiones que dicen de Shakira, Alejandro Sanz o Mguel Bosé, entre otros. De hecho nos haremos alguna ilusión cuando en un momento nos crucemos con una rubia ecuestre que finalmente no resultó ser ni la cuñada de Piqué.

Gredos ahora a la derecha con su circo, el de montañas, no el del tigre, elefante, burro y jilguero que un año más nos vamos encontrando de gira por los pueblos. Profesional como acostumbra, Peponen Van de Verte, que en realidad viste de azul, ya se ha puesto las pilas y divisa la primera señal, que algunos ya no nos acordábamos de cómo iba esto. Eso sí, su palo esquivo pronto va a amenazarle con darle un buen disgusto.

El Alto de la Jara va a ser la primera referencia a destacar, la jornada transcurre aún fresca, esas cumbres nos protegen y aunque el matorral ya va seco a estas alturas del año y de cuando en cuando suelta algún pinchazo, los robles nos van a ir dando vidilla. La emoción la va a dar una señal que parece haber dimitido y nos tendrá un buen rato andando hacia ninguna parte. Nos quedará la duda de si en realidad estábamos atajando, pero el caso es que optamos por desandar y volver a la encrucijada, que al fin y al cabo es el primer día y piernas nos sobran aún.

La Olimpiá Verarera está en marcha, y hoy empieza la Natación. En las inmediaciones de Villanueva de la Vera, doblando tras una considerable bajada asfaltada, han preparado la piscina natural. El sol ya empieza a picar, y la temperatura del agua está perfecta para unos largos, unas brazas, espalda, triparriba, culifuera, libre con chanclas y otros estilos del programa de competición, sin olvidar el elegante salto de escalera. Michael Phelps sabe que no tiene nada que hacer, por eso ha optado por disfrazarse de socorrista y observa atento nuestras evoluciones. El que no ha estado a la altura del evento es el dueño del bar, que a estas horas todavía no ha abierto, no sabe el andoba el negocio que se está perdiendo, que también para eso, o sobre todo para eso, se hacen los JJOO.

Abnegados deportistas que somos, en vez de medallas preferimos Corona. Así se llama el bar, ya en el pueblo, en cuya terraza homenajeamos a los vencedores. Que somos los cuatro, pues nadie se ha resfriado, el reloj se le ha anegado o se le ha echado a perder el culotte. Reponemos líquidos, que no sólo por fuera se hidrata uno, y vamos tomando forma, que la natación es un ejercicio sano pero agotador. Es este un pueblo bonito, con su plaza artesonada y una larga calle empedrada por la que los pasos se van deslizando y mezclando con los de la multitud, para la posteridad quedará la silueta de indómitos caminantes alejándose y dejando otro episodio de vida atrás.

Pero esto no se ha terminado, a la etapa le faltan todavía unos cuatro kilómetros y el calor ya es extremeño de origen. Se nota cuando la ruta sale de Villanueva, las edificaciones desaparecen y el margarito se nos pone a la chepa. No obstante queda algo de aire tras las arboledas y anima la magnífica vista de esa Vera vaporosa y almidonada. Tras el ligero sofocón, Valverde está ahí, sus torres, sus cuestas, sus empalaos… y sus apartamentos Los Vergeles, donde ya de sobremesa Anthony Doubleton ensayará acercarse a su mejor marca en siesta de longitud mientras Verdasco se despide en primera ronda y las chicas de balonmano pierden frente a Corea. Luego, como aquí el desayuno hay que trabajárselo, ya se encargará de que haya doble de pan, doble de aceite y doble de tó. Por la tarde, viendo esos tejados desde el mirador, nos sentiremos satisfechos y felices de estar aquí, prácticamente ya no necesitaremos más, salvo unos botellines en la plaza y una cena frugal. Pero ojo lo que hablamos que esos vejetes nos están escuchando, y tal como se está poniendo la cosa, vete a saber a quién avisarán. ¿Quién está llamando por teléfono al dueño de la casa? Siendo honestos, esta primera etapa se ha hecho con la gorra. En efecto, menos mal que la hemos llevado puesta casi todo el rato.

La Vera Olímpica I, Valverde de la Vera

Continuará. Sí…

1 Comment

  1. ¡ Grande es la actividad fisica que desplegais este comienzo de marcha-olimpiada!. Pues, a la marcha, añadese la natacion en aguas fluviales, con despliegue de estilos natatorios, con el fin añadido, de sofocar la color reinante. Contando, ademas, con el nada despleciable ejercicio atletico del levantamiento de vidrios. En definitiva, triatlón.

    Fuerte es el principio. Estaré atento a lo que sigue.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s