Las Serpientes de Verano

Serpiente de VeranoEn verano pasan cosas, reza el anuncio radiofónico. Vaya si pasan. La información no se detiene, esto es obvio, de hecho cada vez menos, pero de lo qué se trata es de qué hacemos en estos meses de teórica tranquilidad los que nos dedicamos a generar contenidos de actualidad o a dar la cara ante ella. Los escenarios son muy diferentes y las situaciones ofrecen todo tipo de particularidades. Así que vayamos a lo general, aún advirtiendo de antemano que nos dejaremos flecos.

Si trabajamos en un sector muy concreto, con una audiencia muy definida y unos medios muy específicos y señalados, lo más probable es que todos pacten una tregua implícita, fundamentalmente en agosto, y sea una pérdida de tiempo lanzar una nota de prensa, no digamos convocar una rueda de prensa. Tiempo para vacaciones y, si por lo que sea no tenemos esa suerte, pues buena ocasión para planificar, para ordenar las ideas o simplemente la mesa o las carpetas en el ordenador. Cuidado que hay sectores que no sólo se reflejan en la prensa impresa especializada, sino que también tienen vida en el mundo on line y sobre todo en los blogs. Esos no descansan tan indefectiblemente y conviene al menos echarles un vistazo de vez en cuando. O aprovechar para quedar a comer con algún blogger, ahora que tenemos algo más de tiempo. Y ojo si trabajamos en o para empresas multinacionales, especialmente americanas, porque esas suelen entender poco de veranos. Y te pueden poner en un compromiso, anunciar algo muy importante cuando tú y tus contactos estáis en la playa. Tocará saber manejarlo, en función de la idiosincrasia del sector en cuestión, la compañía, los medios…

Pensemos ahora en empresas que de una manera o de otra son susceptibles o gozan de la posibilidad de aparecer en los medios generales. Estos siguen funcionando, lógicamente. Pero en condiciones un tanto distintas a las del resto del año: los impresos con menos papel porque ahora llevan menos páginas de publicidad; los audiovisuales disponen del mismo tiempo, pero las programaciones suelen verse alteradas; las personas no son en muchos casos las mismas, hay gente de vacaciones, unos que cubren la sección de otro, suplentes, becarios… Y sobre todo: se supone que hay menos noticias. Y sigue habiendo espacio y tiempo que llenar. Eso puede ser un riesgo o una oportunidad.

Pensemos en la información sobre sucesos. Muchos tenemos la sensación de que en verano ocurren más desgracias, accidentes y tragedias. Y lo que pasa es que tienen más repercusión, destacan más en la parrilla informativa porque coinciden con menos noticias de otra índole –política, económica, deportiva…- y por lo tanto se les da más cobertura. Un incendio forestal puede perfectamente ir a la portada y mantenerse varios días en primera línea informativa; un temporal de nieve tiene que alcanzar unas dimensiones dantescas para ser objeto del mismo despliegue. Las guerras y las hambrunas por desgracia no descansan, pero nos da la impresión de que en estas fechas se recrudecen. Se informa más, se habla más de ellas.

Este fenómeno –no los sucesos sino la selección y el baremo que mide las noticias- merece ser tenido en cuenta por los estrategas de la Comunicación. Por un lado, en el papel de emisor, a veces podemos aprovechar la circunstancia y valorar que ciertas informaciones, bien escogidas, te pueden reportar una visibilidad que difícilmente conseguirías en otro momento del año. No, no se trata de volcar el gran anuncio estratégico del año en plena canícula –tampoco de incendiar un bosque, jo-, sino de difundir alguna iniciativa, algún estudio, abrir algún ángulo informativo que por lo que sea pueda “hacer gracia” y posicione a tu compañía ante una audiencia a la que no llegas asiduamente.

Pero sobre todo, los veranos pueden ser críticos cuando no somos el emisor sino el objeto de la noticia. Un hecho desfavorable que en plena temporada podría tener una repercusión negativa pero limitada, o incluso pasar desapercibido en la vorágine, en estos días de vacío estival puede sobredimensionarse hasta alcanzar la categoría de crisis. Sí, muchas de las peores acaecen en este tiempo. Es más, alguien que se proponga desprestigiarnos, un grupo de presión, algún competidor malencarado, puede desarrollar toda una estrategia de difusión de noticias o rumores insidiosos, sabiendo que ahora van a tener mucho mayor eco. O por ejemplo, las instituciones europeas en Bruselas o Estrasburgo siguen funcionando, y pueden emitir un dictamen negativo sobre tu compañía, noticia que si en octubre se despacharía en diez líneas, ahora puede ocupar dos páginas. Y no nos pensemos que lo han anunciado ahora por casualidad, qué va. Un fallo de seguridad en una web gubernamental, achacado a una importante firma tecnológica, apenas hubiera sido comentado en medios de su sector, pero terminó convirtiéndose en una de las canciones de aquel verano.

Estas son las que llamamos Serpientes de Verano. Salen de su escondite durante el estío, reptan por el pasto seco y pueden llegar a ser muy largas. Y lo que es peor, muy venenosas. Hay empresas que para contrarrestarlas crean su propio culebrón. Diseñan un plan de envío periódico y continuado de noticias, fundamentalmente notas de prensa, generalmente de segundo orden, algunas incluso verdaderas tontadas. Pero el objetivo no es tanto obtener cobertura sino levantar humo que le vacune contra otras informaciones que puedan aparecer sobre ella. Si el redactor –que insisto, muy posiblemente no sea nuestro interlocutor habitual, el que nos conoce y sabe de nuestro sector- recibe una información de signo adverso sobre una entidad pero antes ya ha recibido varias sobre la misma, posiblemente la eche atrás –“bah, otra vez estos, qué pesados…”. En serio, hay quien lo hace muy bien.

Pues lo dicho, hay noticias y estrategias que son para el verano y otras que decididamente no. Pero no demos por supuesto a la primera lo que es y lo que no es. Y la experiencia ayuda, quien más y quien menos se ha empantanado alguna vez en pleno agosto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s