Tour de Francia: la primera semana existe

Tour de Francia, foto EfePor diferentes causas más o menos justificadas, llegamos con una semana de retraso al Tour de Francia. Y no porque pensemos –como hay quien sí- que la carrera empieza hoy, con el primer e inédito final en alto en Los Vosgos. La primera semana del Tour también existe, y si no que se lo pregunten a toda la lista de corredores que ya saben que no lo van a ganar, ni siquiera apuntarse una etapa o hacer un buen papel.

Este año los primeros siete días no incluían las habituales trampas de otras ediciones, paveses, muros traicioneros, viento de costado o la inefable contrarreloj por equipos. Y sin embargo la criba ya ha sido considerable. Ha bastado un sólo componente característico de las primeras etapas: tráfico. En efecto, ha bastado con la ingente masa de ciclistas por carreteras que tan pronto se estrechan como se dividen en rotondas, los finales frenéticos, la necesidad imperiosa cuando no las simples ganas de marchar delante en el pelotón… y no pueden caber todos.

Las caídas han actuado como una implacable guadaña que diaria que puntualmente ha acudido a su cita para llegar y cercenar ilusiones y aspiraciones. Con la delegación española se han cebado a discreción, y en especial con el que iba a ser nuestro equipo olímpico en Londres, que presumiblemente ya ha perdido a dos de sus cinco elementos: Rojas y Freire. Y la nómina de damnificados por contusiones y en términos tiempo cedido y moral perdida, es ya muy amplia.

En efecto, la primera semana ha cumplido su función en el Tour, y a partir de hoy ya vamos a calibrar las credenciales de los que aspiran a ganarlo. Si hasta hoy los grandes protagonistas han sido un pletórico Cancellara y el espectacular Sagan, por delante de los esperados Greipel y Cavendish, hoy ya empezarán a cambian las fotos del cartel. El lunes la primera contrarreloj individual, el jueves empiezan los Alpes, y ya prácticamente sin solución de continuidad.

El recorrido de este Tour 2012 a priori se presenta equilibrado, con una particularidad que no conocíamos en el momento en el que se dio a conocer, allá por octubre de 2011. Ausentes los dos supuestamente mejores escaladores del ciclismo actual, Contador y Andy Schleck, los dos máximos outsiders son dos eminentemente rodadores, Wiggins y Evans, a los que no sólo beneficia que este año hayan vuelto a colocar dos cronos largas –lo que a mí por otro lado me parece justo- sino también el hecho de que, salvo el corto y abrupto de hoy, no encontramos esta vez grandes finales en alto que asusten. Pero ya se sabe que la carrera, sobre todo en la montaña, la hacen los corredores. Y terreno hay para grandes batallas, etapas como la de La Toussuire y la que termina en Luchon han vivido considerables akelarres cuando la gente no esperó a moverse en las tres últimas rampas. El británico del Sky no pudo el año pasado con una Vuelta a España escarpada y pródiga en desniveles y demarrajes impertinentes. Veremos si el Tour no se lo ponen más fácil.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s