Los España–Francia, el flotador de Arconada

Gol de Francia final Euro 84, foto Apf

 

Siguiendo con los clásicos que nos ofrece esta Eurocopa 2012, los España-Francia pueden desgranarse en tres amargos capítulos para nuestra selección. El primero de ellos data de 1984. Podría haber sido el menos traumático. Estar en esa final de la Eurocopa’84 del Parque de los Príncipes de París, frente al anfitrión, se nos ofrecía más como un inesperado premio que como una oportunidad. Ni contábamos con estar allí, no estaba el fútbol español para esos cohetes. Tras el deprimente Mundial’82, entró de seleccionador Miguel Muñoz, que intentó renovar el equipo y sobre todo los ánimos maltrechos. Pero la vedad es que si estábamos en esa cita había sido por obra y gracia del indescriptible 12-1 a Malta en el Villamarín. Y si estábamos en la final se debía, primero, al memorable gol de Maceda, que dejó fuera a Alemania y nos salvó de una eliminación que parecía segura tras una pobre fase de grupos; y segundo, por la tanda de penaltis en la que eliminamos a Dinamarca, gran revelación del torneo.

No nos esperábamos estar en ese partido, y menos todavía ganarlo. Aquella Francia no es ya que jugara en casa y lo tuviera todo a favor, es que además era una tormenta de fútbol. Liderada por Michel Platini, inmensamente mejor futbolista que presidente de la UEFA; y secundado por Giresse, Tigana, Luis Fernández, Amoros, Bossis… Llegaban con 12 goles marcados en cuatro partidos ganados, la mitad, si mal no recuerdo, de Platini. Nosotros llegábamos con un partido ganado y cuatro goles. Por si poco fuera, concurríamos sin Gordillo ni Maceda, sancionados, dos elementos fundamentales en el engranaje de un equipo cuyos argumentos fundamentales eran la testosterona y el oficio, por encima de otras calidades.

Pero lo doloroso vino más por la forma que por el fondo. No fue perder lo peor, sino la forma de producirse. Al minuto 57 se mantenía el 0-0, España había tenido algunas ocasiones, incluido un remate de Santillana que sacaron sobre la línea (???). Pero sobre todo, Francia no había llegado prácticamente a nuestros dominios, algo muy sorprendente. En estas, una falta al borde del área, de las que le gustan a Platini. Aliento contenido, lanza, y respiro. La ha blocado Arconada. Te das la vuelta, y entonces… ¿Pero qué ha pasado?

El cancerbero donostiarra ha explicado la jugada mil veces. Estábamos en ese partido fundamentalmente gracias a él, y aún así no faltó –ni falta- quien afirma que se lo metió adrede –De no ser vasco el portero, a nadie se le hubiera ocurrido decir algo así. Explica que después de pararla se vio encima del balón y éste, al recibir la presión del cuerpo hacia abajo, hizo efecto flotador y salió despedido… hacia dentro. Nos quedó para siempre la imagen de ese gol. Un error que cualquier portero puede tener, verdadera mala suerte. Pero que por más que lo ves queda tan horriblemente feo… y da tanta rabia..

Ya no hubo más que hacer. Si quieren ver un resumen bastante completo de aquel partido, aquí lo ofrecemos, aderezado con los comentarios objetivísimos (Sonrisa) de Matías Prats Jr. Resumen Final Eurocopa 1984, RTVE

Anuncios

1 Comment

  1. Para que veas que ya el personal decía gilipolleces por aquel entonces. Con lo que nos salvó Arconada. Aquello fue una putada para el equipo y sobre todo para él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s