¿Sabes definir tu empresa?

60433_picture_definition

 

 

 

Parece un ejercicio básico, lógico. Pero la mayoría no sabemos definir nuestra empresa. Desde aquel al que le preguntan en qué trabaja: “en una empresa de informática, de coches, en temas de abogados…”. ¿Que fabrica automóviles, ordenadores? ¿Que provee servicios tecnológicos, equipamiento auxiliar, pinturas para chasis…? ¿En un bufete, de secretario en un despacho profesional, en la Fiscalía General del Estado? Hasta aquí el lado cotidiano del asunto.

Pero la cuestión va más allá y se complica cuando un portavoz de una compañía, se supone cualificado, se pone delante de un medio de comunicación y le preguntan ¿Qué es <nombre de la empresa>? Y pone cara de póker. Y se encoge de hombros. Y suda. Claro, seguramente piense que su empresa es tan conocida y reconocida que se sorprende de que le hagan una pregunta así. Pero es que entonces se da cuenta de que no sabe realmente, en una frase o a lo mucho en dos, explicar a qué se dedica la firma a la que está representando. Cuando se trata de ciertas multinacionales u organizaciones grandes con muchas divisiones, es frecuente que el interpelado conozca muy bien lo suyo pero tanto árbol le impida ver el bosque en su globalidad.

En general, ¿es un problema de no hacer los deberes, cada empleado debería aprenderse de memoria lo que es y hace su compañía? Bueno, algo de eso sí hay. Pero sobre todo es un problema de Comunicación de la empresa. Porque muchas veces va a ocurrir que si ese empleado, ejecutivo, portavoz… acude a buscar una definición clara y concisa de su compañía, no la va a encontrar. Y aquí la cosa ya se pone grave. Visitemos páginas web de empresas, del sector que elijamos. Busquemos la definición de esa empresa en cuestión. Miramos de arriba a abajo, de izquierda a derecha, hacemos un clic, otro y otro, y nada. El caso es que muchas tienen una pestaña que dice “Quiénes somos”, lo cual está muy bien. Pero entras y en la mayoría de los casos no hay definición como tal. Te cuentan sobre su historia, su fundador, sus diferenciadores, su compromiso, sus clientes… Hasta las hay que tienen la altitud de miras de hablarte de su misión, visión y valores. Que está perfecto. Pero ¿qué hace esa empresa? Porque claro, no todas fabrican juguetes o venden tomates; a veces es mucho más complejo. Pero siempre, y no debería llevar mucho tiempo, encontraremos la manera de describir puntualmente a qué se dedica, cuál es su negocio, en qué mercado opera. Y se hará un gran favor a sí misma.

En definitiva, la primera tarea que debería acometer una empresa que decida Comunicar al mundo, a su entorno o a su barrio, es crearse su propia definición. Clara, precisa, lo más bonita posible si se quiere, y por supuesto honesta. Que aparezca bien visible en la web; que se la sepan todos los empleados, no sólo los que actúen de portavoz de la compañía; que la conozca hasta el portero del edificio de oficinas donde residen, que no es tontería. Lo primero que necesitamos, en cualquier orden de la vida, es ser identificables. Parece obvio, ¿no? Pero ya sabemos que a veces lo obvio…

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s