Salvador, Púdose (Epílogo, que ya está bien)

Oviedo, a la entrada de la Catedral Que Oviedo haya dado en ser como mi casa durante dos o tres días al año desde hace unos cuantos, tiene estas cosas. Llegas tan campante… y a correr. Pero ¿qué es esto? ¿No acabo de hacerme 17 km hoy y más de 130 km en estos seis días? Entonces ¿cuánto me cabe ahora, apenas tirada la mochila en el hotel, subiendo a toda prisa para cruzar ese Parque de San Francisco en diagonal? Y sigo a todo meter por una Avenida de Galicia que ya conozco bien cómo se empina a cada metro. Y todo por la logística. Y al rato me veo bajando por la misma, más desbocado todavía, tirando de un trolley, más llevadero que la mochila eso sí, doblando por el Reconquista en dirección a La Paloma, ya se han ido, un vermut de urgencia y una gamba furtiva, con pelliza sí, qué vermut y qué gamba de dioses; y de La Paloma a La Goleta, ni saludar a Woody Allen, pero ¿a qué viene este stresssss? En esa barra de señores ya me paro. Estamos todos. Una cerveza. Un poquito de fabe con almeja. Un bocarte. Ahora voy con el vino. Ahora sí, esto empieza a ser real y lógico. El bajativo en la terraza de mi entrañable Sherwood ya deja todas las cosas en su sitio.

Porque es tiempo de homenajes. De relajarse. De afeitarse esa barba de siete días, que definitivamente no nos quedaba como a David Beckham. Será un gusto pasear lento y pausado por esa tarde ilustrada y divina, de la paz bulliciosa del Fontán a la visible intimidad de Trascorrales, de las Camisetes a esas tiendas de bombones que son como joyerías. Y corra la sidrina, con don Manolo o con una mulata bien plantá, que aquí el que no escancia, vuela. Para la cena hemos buscado un sitio verdiblanco, que no sé si se dieron cuenta y nosotros tampoco lo habíamos sabido vender. No hace falta, porque lo que se vende solo en La Pumarada es ese chuletón de buey a la piedra regado por un Campillo, y que además tampoco nos costará una fortuna, total unos euritos de carnaza buena y sana. Uno se hace el solícito y pone cara buen chico, pensando que quizás ya se habrá hecho acreedor a un ascenso. Que su alias era el más feo de entre los protagonistas de esta historia, que su apellido no daba para más inventos, por mucha creatividad que el autor le echara. El cuerpo está feliz pero no da ya más que para una copa –en el Sherwood- y a dormir, siempre y cuándo encontremos sin novedad la habitación. Que en los albergues no había este lío de pisos todos iguales y habitaciones numeradas…

Terminó el Camino, quedan los palos Este camino ha terminado, quedan los palos y las botas para otra ocasión, se cierran efectivamente ciclos y se abrirán otros. Porque ahora siguen muchos caminos, cada uno va a tomar el suyo. Unos ya partieron hacia su tierruca, otros saldrán pitando a La Toscana, Donostia, Portugal… y quien más y quien más –o sea, two of us- aprovecharán para mollarse un poco el culo y luego mollarse las ideas en el Nuevo Escocia o en el Varsovia… (de eso, que no se enteren mucho los de acá) Y después seguiremos tomando otros rumbos, otras aventuras. Pero allá donde estemos, siempre tendremos en la memoria y en el corazón este Camino del Salvador que ya forma parte de nosotros para el resto. Y sabemos, con ciencia bastante cierta, que todas estas pistas, calzadas, senderos, camberas, brezales y pedregales que nos encontremos en nuestras vidas volverán a confluir y un día, tarde o temprano, nos veremos emprendiendo juntos un nuevo Camino. Adonde el viajero siempre vuelve, qué razón tenía Saramago. Y con un poco de suerte, volveremos a contarlo. O a intentarlo al menos.

Pues este parto de los montes –que no está tan mal dicho por cierto- ha llegado a su fin. Y es momento de pasar a los correspondientes AGRADECIMIENTOS, que son muchos. Sin más dilación:

– Al Consorcio Montaña Central, en concreto a Covadonga, por toda la información y las facilidades que nos dieron para poder realizar este Camino. De muy buena nota la documentación, planos, descripciones de la ruta, etc… Eso sí, excepto las altimetrías. Pero como lo demás estuvo excelente, perdonaremos ese fallo.

– A Ender por su sensibilidad, solidaridad y profesionalidad, y por supuesto por sus flechas, que son las que nos han dado fe de las mencionadas virtudes. De más de un apuro nos sacaron a lo largo de estos días. Que alguien luego cambiase aquella fatídica de la tercera etapa no es cuestión suya. Es cosa de la mala alma que a veces tienen algunos individuos.

– Al Hotel Chess Quindós, de León, por dar los desayunos prontito, lo que nos evitó tener que afrontar 18 km en ayunas.

– Al Bar Esteban de Cascantes, ya lo mencionábamos en la etapa de aquel día. Su Mahou, sus pinchitos, su hospitalidad y hasta su pin nos hicieron un gran servicio ese largo día.

– Al bar de la zona recreativa contigua al Albergue de La Robla. Amable y eficientemente atendido por su propietaria, nos dio unos buenos ratitos aquella tarde.

– De la Posada El Embrujo, en Poladura de la Tercia, ya hemos hablado y hasta le hemos dedicado su capítulo, bien merecido estaba. Mención especial a Feli, la cocinera, que nos preparó una cena de subirnos al séptimo cielo. No lo duden, lo recomendaremos siempre.

– A Marisa, la cocinera que alivia la gusa, la sed y el pasmo a los que arriban al Albergue de Pajares. Y yo personalmente, agradecer al albergue que “puédase fumar”, después de tanto disgusto ese día.

– ¿Quién nos indicó que había que tirar la derecha en San Miguel del Río el día que bajábamos de Pajares? Si no es por ello, aún estaríamos dando vueltas al Parador. O que teníamos que cruzar el portalón para salir de Santa Marina. En general, a los buenos vecinos de esos pueblos que, algunos recién levantados, nos guiaban por el camino correcto, sobre todo si nos veían despistados.

– Al Albergue de Pola de Lena, tan bien dispuesto, y en especial al encargado que nos aconsejó dónde comer.

– Y como somos gente obediente, al Restaurante El Llerón de Pola de Lena por sus “frugales” menús de día y su festín de pulpo de noche. O al revés quien lo prefiera…

– En Mieres buscábamos fabes y las encontramos en la Sidrería Alberto. Para cuatro y comimos excepcionalmente cinco, con una oportuna botellita de Carlos Serres.

– Retro es un centro de reinserción de drogadictos. Con nosotros hicieron una labor menos importante, y no nos reinsertaron de nada, pero esas nectarinas con que nos obsequiaron en mitad del monte tuvieron su gran punto.

– Hace ya un tiempo me dijeron que en La Pumarada tienen la mejor carne a la piedra de todo Oviedo, era verdad entonces, y ahora hemos comprobado que se mantiene en forma.

– En las ciudades donde no había albergue ni posada, paramos en hotel. En general, agradecer el buen trato recibido en todos, en el Infantas de León, en el Mieres del Camino de la ciudad del mismo nombre, y en el NH Principado, en Oviedo.

– A Jovellanos, cuyas referencias han ido apareciendo, por una cosa o por otra, prácticamente durante todo el camino, bueno, desde que entramos en Asturias. En serio, qué tío más listo debió ser.

– A todos los compañeros, los de siempre y los nuevos: Antonio, Comandante Zuara de los Bonitos; Vicente, Licenciado y luego Doctorado O’Gaitas; Pepe, Mariscal en Jefe Etañovich; Juan Carlos, Maestro Ingeniero Kaprinsky; una pena no tener datos de contacto de Florencio Trasosmontes, a Salamanca habremos de ir a buscarle; ni de María Luisa, Bonnie de Morgoviejo, y Claudio, Clyde de Astorga, habrá que agradecerles su corta compañía y claro, las pastitas; y Javier, el Estudiante a Notarías, por Bilbao andará. Y a un servidor podéis encontrarle aquí, un día sí y otro casi que también. Gracias a tod@s.

Salvador, púdose este Camino, contado lo hemos. Hasta siempre.

Catedral del Salvador, Oviedo

17 Comments

  1. Voy a tener que ir este sábado al Salvador de aquí para cerrar de una por todas el círculo.
    Lo dicho al principio de todo, un placer caminar con vos y con cada uno de vosotros, y por supuesto el haber conocido a gente tan auténtica como Carlos y Florencio. A Florencio por las pistas que nos dió va a ser fácil encontrarle en Salamanca, nada más cruzar el puente romano dijo…
    Un saludo y a preparar el siguiente como los carnavales.

  2. Esta ruta ha estado bien y muy chula….. lo de la compañía digo lo de siempre, que hay que ser educado y aguantar pero sois todos unos mamones y estáis locos….. ¿Cuando os vais a dar cuenta que hay coches para ir de un sitio a otro?????
    De todas formas se os quiere…… que el roce caminero hace el cariño. Un punto Carlos y Gerónimo (Florencio) que nos alegraron el camino y Los demás también cada uno con sus detalles y anécdotas.
    Y la carne de La Pumarada muy recomendable y comida a gusto tras 17 km de marcha……….
    Uno tiene un especial recuerdo para el médico que me dijo que no me moviera del sillón nunca mais…….. menos mal que no le hice caso y la ruta se acabó bien y sin problemas……. Ya veremos cuanto nos respetan los años y los huesos…..

  3. Se nos ha pasado agradescer,de todo corazón, al entrenador personal y al nutricionista de Vicente por su buena labor, que nos ha permitido el disfrute, en toda su esencia y valor, de su pupilo.
    A Ruiz de Lopera el entrenamiento en el sufrimiento al que ha sometido a Pepe y Antonio, y que tan buenos resultados ha dado, permitiendoles finiquitar, bien,El Salvador, siendo yo testigo privilegiado de ello.
    A Philis Morris ( ¿ yes?)que ha dejado un hueco en los pulmones de Enrique, el suficiente para que llegara a La Forcada y a tantos otros lugares, más los extras, con bien. Y de paso escribir estos relatos que son pura delicia.
    Florencio tiene lo suyo….que es mucho.
    A nuestra pareja les habíamos reservado una suite nupcial en el Albergue de Pobladura, pero, no aparecieron.El amor es así, es lo que tiene. Buen camino tambien para ellos.
    Javi, en Bilbo pues.
    Para mí ha sido un camino diferente, pero, tan entrañable como el que más,gracias a todos vosotros.
    Seguiré a la escucha, naturalmente.
    Abrazos para todos.

  4. Sí, todo muy bonito, pero de mi ascenso ni media palabra. Muy bien, pues se van a enterar cuando escriba la crónica del próximo camino. Tiroriiiroriiiiii

  5. Cierto es, relator emérito por la Universidad Pontificia de Comillas ( Cantabria), que son muchos los méritos que os adornan, mi querido Enrique .Sobremanera, en lo que a nos concierne, el épico y acertado relato de todo lo acontecido en las montañas Astur-Leonesas en el pasado mes de agosto del presente año 2.o11 de nuestra cristiana era, a un grupo de esforzados peregrinos.Es por ello que me avengo a nombraros y nombro Duque ó Marques ( lo que a vuesa merced más acomode)De los Puertos Altos y Bajos de Sejos, de los cuales ya teneis conocimiento.Es gracia que os concedo, muy a mi gusto, en el décimo día del presente mes de septiembre del antedicho año del señor de 2.011.Así sea. Que desta manera quede desfecho, por siempre jamas, el agravio sobre vos cometido.

    1. Querido Maestro Ingeniero, usted sí que sabe valorar el esfuerzo y mérito de los humildes escribientes y juntaletras. Aceptado queda el título en la versión de Duque, que le pega más yo creo a mi personalidad. Aunque el más me gustaría realmente es el de Sir…
      Y a los demás les van a dar por ahí. Vamos, no es con ánimo de nada insano, pero creo que voy a empezar a poner algunas fotos que tengo yo por ahí que… pero sin acritud. Ninguna, qué va…

      1. Yo creo que el mejor título que se te puede conceder después de vaciar una cantimplora entera dentro de tu mochila, echarte abajo entera las dos piernas, medio electrocutarte, perderte como te perdiste, y disimular una cojera como Kevin Space, es el de Caballero de la Orden de Santiago a perpetuidad.
        Todos los que hemos hecho esta locura de andar por esos caminos, hemos pasado por todo eso y más, ya contaré alguna que otra.
        Y aparte de como lo has relatado, ya te veo como Quevedo, pluma en ristre y ese peaso de Cruz de la Orden al pecho.
        Por tanto le nombro Venerable Caballero Ognímodo del Salvador por los siglos de los siglos, y que quede refleado en contrato como Raúl.
        Buen Camino.

  6. Querido Mariscalón, no puedo menos que agradecer sinceramente ambos títulos, que llevaré con alto orgullo y responsabilidad. Precisamente estoy en contacto con el Imperial Raúl, quien me está asesorando sobre los aspectos legales del contrato. Me dice que para hacelo vitalicio son 1.500 al mes, así que creo que mejor me lo voy a quedar alquilado hasta el próximo camino. Allí habrá que merecérselo otra vez, o si cabe un poco más.
    Buen Camino, amigo.

  7. Por cierto, me queda una curiosidad; y es no es otra que saber del paradero final de la vara que le regalaron a Antonio en Mieres. ¿ Llegó a Sevilla, ó le ocurrio como a las gafas de Pepe?.Un saludo.

  8. Gracias por la respuesta Pepe. Quiero compartir con vosotros, que conocisteis la cara amable de la montaña durante nuestra peregrinación, un suceso que quiza no ha llegado a la prensa nacional. El sábado desapareció un compañero y amigo mientras ascendia una canal en Picos. Hoy han encontrado su cuerpo. Los que estamos en esto, yo el primero, hemos cometido algunas tonterias,como la de salir solos al monte. Enrique, no eres el unico que comete errores.Buen camino.

  9. Carlos, un abrazo y toda mi solidaridad. Una de las cosas que se aprende, creo, en estas aventuras, es a ser más humilde. Porque uno se da cuenta de lo pequeño e insignificante que es en esa inmensidad, contrariamente a lo grande y poderoso que cotidianamente puede sentirse en su oficina o delante del ordenador.

  10. Hola. Ayer nos decía la mujer de José Manuel, el amigo muerto, que al menos había fallecido haciendo lo que más le gustaba;ir a la montaña.Es algo a lo que agarrarse, un consuelo. Por la mañana, aquí son fiestas ayer y hoy, en la cumbre de Horcados Rojos, Picos de Europa,contemplando todas las crestas que teníamos a la vista,sí, te das cuenta que hay que ser humilde ante tanta grandeza. Admirarla y tenerle mucho respeto.Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s