El día que aprendimos Taekwondo

Final masculina de Taekwondo menos de 58 kg, foto agenciasBrigitte Yagüe, foto Europa Press

Se trata de un clásico de los Juegos. De todos los que hayamos visto. Invariablemente, siempre hay un día o dos, a lo largo de las dos semanas de competición, en que nos convertimos en seguidores y hasta incipientes expertos en alguna disciplina deportiva de la que, siendo honestos, la mayoría no habíamos visto hasta entonces ni los uniformes. Y de la que, por lo general, luego no volvemos a saber hasta la próxima cita olímpica. Eso si volvemos a tener a algún compatriota en liza con aspiraciones de medalla. Por que si no, ya te he visto Carolina. ¿Qué fue del Judo, de la Esgrima, de la Persecución en pista? ¿Cuánto Piragüismo vemos ahora y cuánto durante los cuatro años anteriores y siguientes? Cuando no tengamos excelentes nadadoras sincronizadas ¿qué hacen esas chicas re-pintadas con esos bañadores hiper-floreados sumergidas boca abajo y moviendo las patorras fuera del agua?

Y ayer le tocó al Taekwondo, día de gloria para el arte marcial coreano. Ahora ya sabemos todos que Joel González y Brigitte Yagüe habían sido campeones del Mundo y de Europa varias veces, que el de Figueras lidera el ranking mundial y la mallorquina tenía dos asignaturas pendientes en unas olimpiadas, la suya y la de su marido. Tuvimos ocasión de hacer un curso de inmersión en las reglas de este deporte, de manera que ya no tiene secretos lo de la patada circular, el procedimiento de la tarjeta azul y el vídeo –de eso ya podrían tomar nota otros deportes- y cuidado no nos metan un Kyongo. Eso sí, si nos llegan a quitar el marcador sobreimpresionado, hubiéramos andado más perdidos que Gasol en Gimnasia Rítmica.

Esto puede tener dos lecturas positivas: una, que los JJ OO sirven de promoción para muchos deportes que habitualmente no seguimos y, si se ven por televisión –esto es, si ganamos medallas- generan adeptos, más practicantes y puede subir el nivel; dos, que se merecen su momento de gloria, se lo merecerían mucho más que una vez cada cuatro años, estos chicos que trabajan denodadamente en el anonimato, por no decir en el abandono, en la mayoría de los casos con un sacrificio que uno valora mucho que hasta les merezca la pena.

Y al menos una lectura negativa: que en este país somos unos mamones ventajistas que, excepto el fútbol, solo nos interesamos por un deporte cuando tenemos un españolito que gana: si hay Nadal, Tenis; si hay Alonso, Fórmula 1; si hay Contador, Ciclismo; y si huele a medallas, lu que sea.

Pero en fin, en un día de sudor, lágrimas y barro en Balonmano, Waterpolo y Baloncesto, de pertinaz sequía en Atletismo, estos chicos, Joel y Briggite, y el gran David Cal, nos recordaron que hay otro deporte, otro espíritu, aire fresco que no debería necesitar preseas al servicio de la causa patriótica para ser justamente reconocido y admirado. Que lo disfruten mucho, se lo merecen más que nadie.

Y para que lo aprendido ayer no caiga en saco roto, aquí os dejo este enlace, no para que lo aprendáis, sino para que lo consultéis de vez en cuando. Términos usuales de Taekwondo

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s