Las auto-crisis: ¿Y lo de Arantxa Sánchez Vicario?

TENNIS-ESP-VICARIO

 

 

 

Siguiendo con el topic que propusimos ayer sobre las Crisis de Comunicación que uno mismo se genera más o menos espontáneamente, tenemos el caso de Arantxa Sánchez Vicario a propósito del libro -y la campaña de comunicación asociada-sobre su drama familiar. Bien, este es el típico caso de una bomba de relojería mediática que te estalla en las manos. No entramos aquí, no nos incumbe, en si se ha portado bien o quién se ha portado mal, en si debió escribir esas memorias y las motivaciones que la han llevado a publicarlas, personales, económicas o de cualquier índole.

Lo que tenemos es que Arantxa –y su asesores o los propios editores- había planificado una serie de apariciones en los medios para promocionar el producto y a la vez llamar la atención sobre su situación personal. No tenemos claro, y ella será quien lo sepa, cuál era en este caso el objetivo y cuál la táctica. Aunque parece claro que en su punto de mira estaba tanto reivindicarse y retratar a sus padres como vender el mayor número de ejemplares. Y se trataba de hacer mucho ruido previo para finalmente dar el gran golpe con la salida a venta.

Los medios de Comunicación se lo compraron muy bien, y es normal. Una deportista emblemática, un personaje muy conocido y asiduo de las revistas, no exento de polémica –recuérdese sus asuntos con Hacienda-, una historia humana entre Cenicienta y el culebrón, con todo el morbo de un intercambio de trastos entre padres, hijos y hermanos. Ingredientes perfectos para el consumo.

Y ahí sale la ex campeona a todo papel, a toda web y a toda radio. El problema viene cuando salen las preguntas –y a lo mejor había respuestas que no se había preparado bien después de haberse escrito todo el guión-, la cosa se pone más peliaguda cuando sus padres responden con un comunicado, y ello le genera a su vez nuevas interpelaciones, entrar en detalles y debates que a lo mejor no se esperaba. La cara le fue cambiando.

Y cuando llego el momento cumbre, la presentación del libro, la Sánchez Vicario comparece, lee un comunicado y no admite preguntas. Un acto sin más, cuando los periodistas acudían a cubrir una rueda de prensa. Se desinfla, cancela entrevistas que tenía comprometidas ese día para lo que pretendía ser la traca final de su campaña. Se echa a llorar al final de su lectura, la captan y esa es la imagen que cruelmente le han sacado en la mayoría de las crónicas. La que, desgraciadamente para la buena de Arantxa, termina ilustrando y resumiendo toda esta historia.

Mucho cuidado con los boomerangs y las bombas, de relojería o de racimo.

Anuncios

2 Comments

  1. Que poca vergüenza tienen todos, ella, los padres, y el tío del mazo si nos ponemos.
    A quien quiere engañar mi prima. Vamos ni más ni menos que la pobrecita está en la calle y sin un duro. Que los padres tendrán su culpa, pues claro, eso lo veíamos todos, allí iba allí estaba la madre, como la de la Pantoja. Pero que nos venga ahora de víctima.
    Ya me gustaría estar igual que tú hija.
    Anda y que te den sinvergüenza.

  2. Perdón por lo del tío del mazo, pero me ha salido así, que luego cuando lo he vuelto a leer, me he acordado del que escribe por aquí y por supuesto no tiene nada que ver, puse eso lo mismo que pude poner Rita la cantaora. A que me pongo a llorar como la Vicario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s