Aeropuerto de Zurich

Aeropuerto de Zurich 1 ¿Te gustan los aeropuertos? A veces tienen algo especial. Las escalas suelen ser un trance obligado e incómodo, y sin embargo algunas llevan su contenido, su razón de ser. Me ha tocado pasar –porque de paso íbamos- en varias ocasiones por el Aeropuerto de Zurich. Y me resulta singularmente acogedor. A lo mejor simplemente porque siempre hizo frío y temporal ahí fuera, y te sentías bien cobijado allí dentro. Pero me da que hay algo más. Puede que sea su amplio y circular bar en la zona de embarque, bajo un techo infinito, aunque los 5 euros por una cerveza mediana le restan encanto; serán sus zonas de fumadores casi de lujo (en las fotos), pulcros, bien amueblados lounges patrocinados por Camel, qué diferencia con las narco salas –cuando las hay- de otros aeródromos que conozca. Pero no es sólo eso. Si te paras a fijarte, todo aeropuerto en escala tiene su literatura, una especie de cruce de caminos del cielo, destinos encontrados que no volverán a coincidir. Pero en Zurich parece que esa sensación cobrara más sentido, inspira más. Quizás porque es como si parases en una especie de tierra de nadie, porque es un aeropuerto que enlaza con medio mundo, estación planetaria neutral, cinco continentes esperando su turno. Además, un sábado por la tarde cualquier aeropuerto es otra cosa, y por supuesto este también. No hay ese ajetreo febril, esas prisas, colas, búsquedas Aeropuerto de Zurich 2apresuradas de números y letras que componen tu pasaje a la gloria o a la itinerante rutina. Al contrario, las tiendas casi vacías, los pasillos despejados, se cuentan los pasos, se ven las caras. En el bar circular, en los lounges humeantes y sin embargo tan limpios, es como si esos destinos se citaran en persona, con mirada y apellido, labios tan intransferibles como la tarjeta y el pasaporte que llevan en el bolsillo. Quién es, adónde va, para qué, y tal vez otr@ se esté preguntando lo mismo de ti. Vidas distantes, en tránsito compartiendo minutos, quizás horas de su rumbo. Estaba de paso, y tuve una buena tarde de sábado en el Aeropuerto de Zurich.

A la vuelta debíamos hacer la misma escala. Volvíamos al mismo aeropuerto, pero me encontré otro. Esta vez me aprendí su cielo gris vendaval, las casas y la iglesia de Kloten, el pueblo que le da nombre. Su pista, que vi acercarse a tirones, arreones furtivos que trataban de domeñar ese viento impertinente. Cuando ya la tomábamos, la tierra de Zurich nos rechazó. Sería un golpe de viento, fue una sacudida heladora, y el avión remontó el vuelo otra vez. Creo que, técnicamente, se denomina maniobra de aterrizaje abortada. Media hora, quizás más, intuyo que dando vueltas, las ventanas ciegas en medio de la nube, cuando llegué a atisbar algo, estábamos muy arriba y muy lejos otra vez. Y volver a empezar, segunda oportunidad, con ese viento que no estaba por la labor de darnos una tregua. Ni siquiera a un diminuto avioncito que venía de Liubliana. Cuando ya respiré y bajé del avión a toda prisa, en pleno bajón que sigue a un episodio de tensión dignamente contenida, busqué esa zona de embarque del sábado. Pero ya digo que era otro aeropuerto, nada ni nadie de aquella tarde, la terrible cola de embarque a Madrid lista y dispuesta un miércoles cualquiera en Suiza, un miércoles de puente en España. Esta vez no hubo tiempo para pensar.

5 Comments

  1. Vaya sustoo!!!
    Es verdad que los lounges para fumadores son de lo mejor, me dan ganas de volver a fumar cada vez que paso por delante 🙂

    1. Querida Paula, si pensé llamarte aprovechando que pasaba por Zurich. Al final me dije que mejor a la vuelta, que tendría unas horas. Pero pasó lo que pasó, y de un avión tuve que irme corriendo al otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s