Y si hablo de Boca…

Nicolas Blandi, foto Reuters

 

 

 

Sí, ya sé que el Madrid se ha instalado al fin en el liderato. Tiempo tendremos para dedicarle espacio a este Madrid de Mourinho año II, que por cierto por ahora se está pareciendo bastante al año I –en lo que va de septiembre a las fechas que corren-, solo que la gente parece que no se acuerda, y la prensa menos. Pero déjenme que hable hoy de Boca Juniors. Al derrotar ayer 3-1 al Atlético Rafaela (que sí, que se llama así), segundo de la tabla, se afianza en el liderato del Torneo Apertura argentino, con nueve puntos de ventaja. Después de varias temporadas pero que muy flojitas, los Xeneize se han crecido justo cuando su innegociable rival y enemigo, River Plate, está jugando en Segunda. Para un hincha de allá, eso no tiene precio. Para uno de River estará saliendo carísimo. Y es que justo ayer ha hecho dos años que visitamos La Boca. El barrio más italiano, una de las áreas más obreras y humildes de esa macro-ciudad, casi habría que denominarla planeta, que es Buenos Aires. No nos conformamos con ver y hacernos fotos en Caminito y en esas tres o cuatro calles coloreadas adonde llevan a los turistas. Entramos por donde te recibe un cartel con la frase: “los perros de los ricos comen mejor que los hijos de los pobres”. Nos dimos un paseo de toda una mañana, nublada y bochornosa, por las calles que van más allá de lo concurrido y fotografiado, en las que se ve la vida de la gente un viernes cualquiera. Los colegios, las fruterías, las tiendas de cualquier cosa… eso era La Boca como es, menos bonita que la otra pero más verdadera. Bares solemnes, sin turistas y sin bailarinas de Tango. Y la Pizzería Banchero, que parece una nave industrial o un comedor de colegio, universidad o cuartel, las mesas corridas a lo largo de metros y metros, de esa pizza descomunal a dos sabores, mejor no hablo porque se me saltan las lágrimas. Y claro, había que parar y entrar en La Bombonera, el monumento a Maradona a la entrada, las gradas desoladas y desvencijadas, no tiene nada que ver con verlas llenas, pero eso no iba a ser posible. Habría que verla ayer.

Esta fue la alineación que sacó Boca:

Agustín Orión; Facundo Roncaglia, Rolando Schiavi, Juan Insaurralde y Clemente Rodríguez; Diego Rivero, Leandro Somoza y Walter Erviti; Cristian Chávez; Pablo Mouche y Nicolás Blandi. Entrenador: Julio César Falcioni.

Era baja por lesión el jugador que más conocemos aquí, Juan Román Riquelme.

Aquí la crónica del partido, en Clarín

Y esta era La Bombonera hace ayer dos años.

BAbombone1

4 Comments

  1. No me jodas que habéis estado en Argentina. ¿DE VERDAD???? Increíble che….. Y EL MADRID LIDER OTRA VEZ????? no es posible…… Esto perece un anuncio de fabada más que un blog de deportes…….

  2. Sí, ya supongo que a algunos ciertas cosas les producen flatulencia. Pues mucho aero red y no hacer mucha vida social. Ojito en el gimnasio.

  3. A mi la flatulencia me la produce el atleti…….. que malos son y que poco nos quieren a los aficionados……. menos mal que ya me hice del Barsa…… y tener que trabajar hoy y mañana para nada……….. que mal esto de ser autónomo en días de fiesta.

    ¿De verdad que fuisteis a Argentina y al Estadio del Boca??? No doy crédito…. creía que estabas de coña… a ver si nos lo cuentas más detalladamente en una entrada o dos del Blogsssss

    saludos a la muchachada puentera…. disfrutar

  4. La muchachada puentera ya está de vuelta a la cruda realidad. Como diría uno “yo también estuve allí…….”.
    Ah, el Bierzo como siempre, de lujo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s