Mieres, unas Fabes con Gemelos (Capítulo 6)

Gemelos camino de Mieres

 

 

Me imaginaba Mieres una ciudad  plomiza y febril, entristecida por tanta vida entregada y tanta veces dejada en la mina, aturdida por el carbón y la historia. Pero los tiempos han debido cambiar, aquello prácticamente son rancios recuerdos, algunos verdaderamente duros, que hemos ido dejando a lo largo del camino. Y hoy en esta ciudad predomina el color, el bullicio y por supuesto las sidrerías. Ni siquiera ha sido un día gris, lo que sería al uso por estos pagos, y ya desde que entrábamos por ese magnífico Puente de la Perra, nos regaló una luz y una calidez que sin duda nos vinieron bien.

Nunca hay que confiarse con estas cosas pero la teoría decía que, después de lo andado los cuatro días anteriores, una etapa de 16 km presumiblemente llana debía hacerse con la gorra. Lo que pasa es que al quinto día las piernas no están ya para muchas fiestas. Presumíamos que desde que coronamos Pajares y su entorno, este ya sería un camino predominantemente cuesta abajo. Pues en efecto, la angustia de los cuádriceps se ha bajado a los gemelos. Y se han levantado de un tirante que mejor ni darles los buenos días. Y lo que pasa es que a este intrépido grupo no le van las comodidades, que son gente aguerrida e intrépida. Como en algún lugar de la guía se apunta la posibilidad de tomar una senda fluvial que nos podría evitar incómodos kilómetros de carretera, pues allá se van buscando el río. Y henos aquí empantanados en un vericueto escabroso pero sobre todo ortigoso. Nos las conoceremos todas, de la ortiga cano a la ortiga mendíbil pasando por la burrita ortega, no fallaremos una sin que “amablemente” nos invite a un pinchito de los suyos. Luego está la que liamos para salir de allí, saltando esas vallas y cruzando esas fincas, que quién sabe qué perro celoso o qué Gemelos entrando en Mierespaisano con la recortada nos iba a recibir. Y encima no veo que el Comandante lleve preparado el flash ahuyentador. Pero creo recordar que es él quien finalmente encuentra una salida furtiva –mejor dicho un poco forzada- a esa tierra prometida en que de pronto se había convertido la carretera. Será por eso que, como premio, al final de la etapa se llevará un palo, no de los habituales, quiero decir uno de andar con que le obsequiará un admirador.

Y bien cabroncetes, aunque muy bonitos eso sí, son esos 7,5 km de comarcal hasta Uxo, en tenue descenso y la mayor parte sin arcén, que cuando venía un coche en dirección contraria, no digamos un camión, había que subirse por los muros o al mismo monte y levantar una oración quien se la supiera. Huy aquel que menos mal que se dio cuenta en el último momento, y hasta nos pidió perdón. Cruzamos La Vega pero sobre todo Villallana, un pueblito para quedarse un rato por sus callejuelas y cuestecillas, sus paneras y sus hórreos que leo que llegaron a servir de vivienda a los mineros, y es verdad que cerraban el hueco entre los pegoyos para que sirviera de planta inferior.

Uxo –o Ujo– es tanto un pueblo grande como un cruce de caminos, vienen del Este, de la montaña, de otros valles, y poco antes ha venido el Río Caudal para raptar al Lena, dejarle sin nombre y darle el suyo a todo este valle donde cabe todo, incluido Mieres y todo lo que le antecede. Porque en realidad ésta es una etapa más de ir viendo cosas que de ir sorteando obstáculos o buscando las señales. A lo largo de un sendero casi urbano, que parécese a un carril bici, caminamos por zonas habitadas, saludamos a paseantes y vamos dejando a izquierda y derecha edificios, antiguas instalaciones o residencias de mineros, vestigios de un pasado no lejano, en realidad mucho de la historia contemporánea que habíamos estudiado en el colegio, de la Revolución Industrial a la última reconversión, pasando por la Revolución del 34 o la Guerra Civil. Me quedo, claro, con esa fenomenal Casa de Máquinas Eléctricas, que como suele decir el Mariscal, tiene todo lo suyo.

Fabada y Carlos Serres A la entrada de Mieres, nada más pasar el –repito- fenomenal puente sobre ese caudal de vida y esperanza, entra fenomenal esa cervezona a la sombra –que pica el sol-, con la compañía del Maestro Ingeniero (1), que ya es uno de los nuestros y nos acompañará el resto del viaje. Pues menos mal que efectivamente no ha sido una etapa difícil, y sobre todo distraída. Y menos mal que quedan fabes. Por lo que allí nos enteramos, los restaurantes de esta ciudad hacen fabada los domingos, y a miércoles que estamos no es fácil que quede para cinco. Pero si hay para cuatro, nos basta y además estará mucho más rica. Con el gin tonic a continuación, nos va a dar no media horita sino toda una tarde muy agradable. Luego será cuestión de dar paseítos por esa Plaza Requexo, por ese Mercado de Abastos y claro, por esos templos de la sidra y el buen saque. Pero con cuidadín esos andares, que el gemelo tira y tira. Y la etapa de mañana será la última, pero ya estamos avisados de que no será ni corta ni llana ni un paseo.

Salvador, ya casi podemos. Pero no nos falles mañana.

(1) Kaprinsky era ingeniero a secas, pero en este punto del relato le hemos ascendido a Maestro Ingeniero. Por las buenas charlas, erudiciones y experiencias que compartió con nosotros durante estos días de Camino.

5 Comments

  1. Pues la fabada que nos invitó el bloguer de primera. Y la etapa fácil y llana. Lo de los camiones lo peor. Y las piernas iban perfectas. Hasta el que cojeaba decia que no, que iba guay. Así que todos llegamos frescos como lechugas y el hotel un lujo a la salida del camino.

  2. Y la “Ortiga Lara”…..
    El que describió el tramo por carretera hasta Uxo, como “un agradable paseo por una carretera comarcal carente de tráfico”, habría que dejarle un día en hora punta en medio de la M-30 para ver que entiende por carente de tráfico.
    Menos mal que luego a partir de Uxo sí que fue un señor paseo. Hasta ese cruce de generaciones que hubo, la foto anda por ahí, y banquitos, y el río al lado, muy agradable, al momento Mieres.
    Una lástima que no pudimos despedirnos de Florencio, ya lo hizo Carlos por todos nosotros. Luego vino la cervecita, el palito, y el hotelito, amariconao que está el camino.
    Luego un poquito de sidra, y agradecer al lituano la invitación a fabada, riquísimas. Aunque el lituano a esas alturas parecía más Kevin Space en Sospechosos Habituales, lo digo por como se hacía el cojo para darle más emoción a estas últimas etapas.
    ¿Tras unas fabes que pega?, pues sí un siestorro homenaje, alguno fue homenaje y medio, y otros ni tocaron la cama hasta la noche.
    Luego rematamos en otro bar de Mieres que ya ni me acuerdo pero algo cayó, tendré que coger mis apuntes porque el disco duro está ya fatal.
    Ya solo quedaba Uvieu donde se iba a cerrar el círculo.

    1. QUE CRACK EL KEVIN SPACE……. WALTER SOSA……. Y LUEGO SALE TAN PANCHO ANDANDO……. UN FINAL ESPECTACULAR…… Yo tampoco me acuerdo de lo de la cena…. La fabada, el gintoic y la siesta si….. ahí se me quedó la mente……. pero viendo fotos creo que fuimos a un bareto y tomamos unos espárragos y mejillones o algo así….. ligerito de verdad….. no como las papas con verduras…….. con una sidrina servida por nuestro amigo Preciado….. y su bigote

      1. Eso es, unos mejilloncetes así picantitos, espárragos y por supuesto la sidra que no faltaba. El Antonio, le ha cogido el gusto y no le falta sidra en su casa. Es más, el otro día llevo a mi casa para ver el partido del Barça. Y ahora que sale el Barça, sabéis como le dicen a la liga española, “los hijos de Paquirri”, por la diferencia que hay entre lo dos primeros y el tercero. Que bueno.

  3. Gracias por el ascenso Enrique. No entiendo el Camino sin esos momentos de charla en los que cada cual aporta lo suyo y nos sirve a todos. Cierto es que los abundantes culines que se contienen en ……varias botelles de sidra animan a soltar la lengua.Tiene lo suyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s