Atrapados en la Navidad (Capítulo 4, II)

Descenso del Canto de la Tusa, a punto de ser atrapados

 

 

Esto no va a ser nada fácil de contar. Ya han comentado los queridos y atentos seguidores de esta historia sobre las flechas Ender –o Elder-, hechas de hierro, que parece ser que un atento caminante –quizás llamado así- había dejado en diferentes puntos del camino, sobre todo en zonas donde la señalización digamos oficial dejaba que desear, o más propiamente que señalar. Lo que no sabremos nunca es quién fue el hijo de puta -¿El mismo del pastor?- que se dio el gusto de mover una de estas flechas y variar la dirección, justo en el tramo que debía conducirnos desde el descenso del Canto de la Tusa hasta El Cuchillo, la siguiente cima del día.

Segundo imprevisto en marcha: ”¿Seguro que es por ahí?” “Seguro, al final de esta braña tiene que haber un sendero”. “Oiga, ¿pero seguro que esta es la braña?”. En realidad era una maraña de arbolillos de Navidad, como soldados unos a otros por enjambres de matojos y hierbajos, y nosotros intentando pasar por todo el medio de todo ese mejunje, que a cada paso era más alto, más espeso y más escabroso. “Pues es por donde decía la flecha”. La escena que soy capaz de evocar es esta, e invito a que cada uno ilustre la suya desde su subjetividad: el piso inclinado unos 45 grados hacia la derecha, digo el piso por decir algo, intentando avanzar penosamente, a razón de ¿cinco metros por minuto? agarrado a las ramas de esos abetos insidiosos para no caerme y sin saber siquiera dónde pisaba. De hecho, doy fe que hubo un par de momentos en los que no hacía pie. Si se te desataba la bota, tenías que sentarte a atártela pero el problemón era luego levantarte. ¿Y qué hago yo aquí? Al Mariscal y al Comandante (1), que iban por delante, no los veía pero lo que les oía nunca eran buenas noticias; de los que debían venir por detrás, de cuando en cuando llegaba alguna voz lamentosa –“pero ¿es por aquí?, pero ¿cuánto falta?”. Es que, con todo, el mayor drama no era estar ahí; era no saber cuánto iba a durar esto. Al fin oigo unos alaridos, como de alguien que se va para abajo, y un milagroso “ya está, ya está, Enrique, por aquí”. En efecto, cinco metros de caída casi libre El licenciado O'Gaitas saltando a la libertaderan toda una liberación. O´gaitas tuvo hasta los huevos de pedir que le inmortalizaran mientras se precipitaba hacia su salvación. Recuento, todos  vivos. Bueno, los que veníamos en este grupo al menos. Es cuando te sobreviene la risa nerviosa y el que escribe se da cuenta entonces de que no recuerda haber sudado de esa manera, exhausto, las rodillas y las piernas hechas un mapa del Kurdistán. Si antes se había sentido agredido, ahora se había sentido atrapado, casi esto ha sido peor. Y todo muy injusto.

Recuperado el pulso y el ánimo –este más rápidamente que el pulso- coronamos en grupo y a paso tranquilo El Cuchillo, 1.567m, el segundo punto más alto del día y de todo el Camino. Ahora lo que se ve allá abajo es Arbás del Puerto, con su antiguo monasterio. Solo que hasta ahí tenemos que llegar. ¿Cómo? Pues como es natural: puteando a los cuádriceps, que para eso están en este deporte. Llegados allí, en plena carretera que asciende a Pajares todavía por la vertiente de León, parada y fonda, fuente, mochilas abajo, buscando algo que nos dé media horita buena –como dicen los veteranos de esto-, y si es posible algo más. Porque con todo lo que llevamos a cuestas –nunca mejor dicho- y todo lo que nos ha pasado, aún no hemos cubierto ni la mitad de la etapa. Lo siguiente va a ser encontrar la pista que nos lleve hasta el Alto de la Gobia, punto de entrada a Asturias. Entre pacífico ganado, la subestación eléctrica y bajo los famosos cables de marras, según ascendemos empezamos a vislumbrar lo que se prepara detrás. Es verdad que los valles asturianos se revelan desde allí en toda su profundidad, no en vano llegarán hasta el mar, y coronando el alto, a 1.418m, la vista es de las que hacen que merezcan la pena todos los esfuerzos, todas las penalidades y hasta los disgustos no previstos. Ahí abajo se ven las curvas del Puerto de Pajares, pero ahora por la otra cara, la de categoría especial que se asciende en la Vuelta a España y siempre ha dado espectáculo. Tibigracias se llama esa vaguada, pues Tibidenada, pero hay que bajarla a tumba abierta, después de sortear otra de esas alambradas, y literalmente caer a una pista de frenada de la carretera, que es la que evita –y no siempre- que los camiones se tiren a la agricultura por esas rampas del 17%. Allí sí hay tiempo y margen para pararnos a contemplar el rotundo panorama hacia arriba y hacia abajo, macizo de las Ubiñas a un lado, parapente que se hunde en un lecho de nubes al otro. Del Parador de Pajares hablaremos.

(1) Zuara de los Bonitos es comandante, ¿no lo había dicho? Pues entonces es que le hemos ascendido. Por los buenos resultados que estaba dando su crema hidratante para los pies.

3 Comments

  1. La foto no hace justicia a la caída ni a la altura del terraplén……. más o menos 2 metros o 3 de caída en picado por tierra……. yo llegué el último e hice una parte del recorrido por otro lado con Gerónimo y luego por el de mis colegas de propina…… menos mal que llevaba pantalón largo y mis bastones 2.0 que me permitieron avanzar mejor y no caerme, ni arañarme ni na……. cansarme y jartarme si. Pero qué mal se pasa y que tontería más grande…… se pierde la perspectiva y parece que no hay salida y cualquiera desde arriba pensaría: “vaya banda de tontolabas, si tiene el camino al lado y se meten por el brezal……..” De todas formas, fue un sustillo de media hora…… y de estos siempre hay que pasar para que la cosa tenga enjundia…… y tengamos qué contar la próxima caminata…. ¿TE ACUERDAS CUANDO…….?????
    Yo encima salgo de los árboles al terraplen, me quito la mochila, saco mis guantes amarillos de piel de cowboy y me dejo caer agarrándome a las raíces de los arbolitos para no herirme ni mancharme las manos, fijate,…… Y NADIE ME HACE UNA PUTA FOTO…… ES QUE HAY QUE PEDIRLO TODO……. COÑO…. QUE SI NO DIGO NADA, SE PASA LA HAZAÑA DE LARGO….. Pero en la foto parece que estoy sentado en el suelo retozando conmigo mesmo…… que cosas

  2. Espectacular con tó sus mu……..Una flecha mal puesta fue la culpable de todo lo que pasó a continuación. Hicimos un master acelerado en repoblación de coníferas en montes leoneses y asturianos. Porque la sufrimos en todo nuestro cuerpo sobre todo piernas esas ramitas duras de esos pinos jóvenes. Y menos mal que estab duras porque si no nos agarrábamos a saber donde íabamos a parar. Y como dice Enrique había veces que no tenías ni pié.
    Hasta que vislumbramos el sendero que fue como ver el primer bar del camino. El primero Antonio, tiró la mochila y se deslizó por el terraplén como si estuviera en un aguapark de esos. A continuación el menda, yo con mochila y todo y riéndome por no llorar y con unos cuantos arañazos por la piernas. Después Enrique que cuando llegó abajo no sabíamos si venía del bosque de pinos o de un encontronzo con Pepe y Carvalho a la vez, porque vaya como traía las piernas y al final el Clark Gable del camino, nos tira la mochila, se coloca unos guantes que tenía bien guardados y deslizándose en cámara lenta nos pedía agritos que le retratáramos, con dos cojones sí señor.
    Ya repuestos y con un poco más de betadine en el cuerpo seguimos porque aquello no había hecho más qe empezar, jejejejeje.

  3. ¡La repoblación de los brezales aquellos la van a tener que hacer de aquí a poco si la coño flecha sigue indicando el mismo camino,porque se lo van a “llevar puesto”, rama a rama, como nos hicimos, cuantos peregrinos pasen por allí!. ¡Ah, y gracias que no hacía calor, que en ese caso, servidor finiquita, ademas de pinchao y rasgao,maltrecho de sofocos!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s