En Uganda, tan lejos

Supongo que lo sabéis, no hemos hecho referencia durante estos días de celebración, pero no quería dejarlo pasar. El domingo hubo un atentado de fanatismo islámico en Uganda, murieron 70 personas. Uno de tantos de los que los medios informan día sí y otro también. Cuando son en Irak o en Pakistán, por habituales, nos suenan ya como un macabro ruido de fondo, cuando suceden más cerca se nos vienen a un doloroso primer plano y somos más conscientes. En este caso, la masacre fue perpetrada en dos bares en los que la gente estaba viendo la final del Mundial. Al parecer, los autores pertenecen a un comando somalí, país cuyo gobierno ha tomado la “progresista” medida de prohibir el fútbol. Uganda es de los países que no sintonizan con el régimen de Somalia. Y esta es la medicina que les han enviado. Según parece, además, las bombas estallaron faltando tres minutos para finalizar el partido, es decir, casi al mismo tiempo que aquí saltábamos y nos emocionábamos con el gol de España. Ayer vi una foto del atentado, no la voy a poner aquí porque en esta página no me gusta reflejar ese tipo de escenas. Era dantesco, terrorífico. Inertes, sentados en sus sillas, algunos con la cerveza en la mano, como cualquiera que estamos viendo un partido en cualquier bar. Ayer, cuando veo el partido repetido una vez más, en el que momento en que marca Iniesta no pude evitar acordarme de que casi en ese mismo instante, en un lugar muy lejano estaban estallando 70 vidas. Yo no sé si los jugadores de la selección, el cuerpo técnico o la Federación han tenido noticia de esto. Probablemente nadie ha tenido tiempo ni momento de decirles nada. Uganda está tan lejos, bueno, en África también. Y esa gente viéndoles a ellos en el momento de su fatalidad, eso ya es terriblemente cerca. No sé, a mí me gustaría que nuestra familia del fútbol, cuyos valores estamos exaltando tan merecidamente estos días, tuviera la sensibilidad de mirar hacia allá y ofrecer al menos un detalle. Quizás jugar un partido en Uganda en homenaje a las víctimas, a sus familias, a ese pueblo. Si es demasiado peligroso, pues traer a su selección aquí, aparte otras iniciativas que se puedan tomar. Pero de verdad, espero que hagamos algo, no sería ninguna tontería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s