Cuando la espada es un tweetular

Espada Arturo Viene a cuento de lo de Arturo Pérez-Reverte acerca de Moratinos Los exabruptos de Moratinos, elmundo.es. Pero podríamos tomar como punto de partida otros muchos casos. Las cuentas pendientes dialécticas, literarias o ideológicas han dado mucho de sí y han manado mucha creatividad. Góngora y Quevedo se atizaban de lo lindo a través de sus poemas, su lenguaje era mucho más afilado que los aceros, y ahí han quedado para deleite de los que les leyeron entonces y los que les hemos leído después. En los tiempos ya más modernos, contemporáneos, la prensa ha brindado un espacio impagable a estos combates, y en esta faceta el género que se ha destacado sobre los demás, al menos en España, ha sido el columnismo. Nuestro periodismo tiene una rica tradición de columnistas, de hecho los años de la transición me se me antojan una especie de siglo de oro, con brillantísimas firmas de todos los colores ideológicos o partidistas, poco que ver con lo que tenemos hoy. Ojo, inciso: más bien habría que hablar de articulismo y de articulistas, pues el columnismo propiamente dicho es en realidad un género interpretativo –no de opinión- que nace en Estados Unidos, cobra su máxima expresión con Woodward y Bernstein –los del Watergate, Robert Redford y Dustin Hoffman para entendernos- y en España ha tenido excelentes exponentes como Pilar Urbano y Pedro Rodríguez.

Cuando hablamos de articulistas, tenemos a grandes periodistas pero también a escritores, filósofos o historiadores. Y los piques han dado gloria el género. El propio Pérez-Reverte ha utilizado mucho el artículo en sus polémicas, como también se ha valido de sus novelas. Pero ahora tiene a mano el twitter, y es el medio que ha elegido para su enviar su último dardo envenenado al ex ministro de Exteriores. Es más rápido, directo, y sobre todo nadie tiene que darte el espacio en la página ni editarte un libro, tú mismo eres el medio y lanzas el mensaje cuando te conviene y como te conviene. Bueno, esto último no tanto: en twitter sólo puedes difundir un titular. Es otro género, otro arte. Tienes que poseer la capacidad de condensar toda la carga en una muy pequeña dosis. Luego también has de dominar este medio, ser un maestro. No me cabe la menor duda de que Pérez-Reverte lo es, y se sobra para ser tan efectivo e intenso con un tweet que con un artículo de 2.000 caracteres o con una novela de 600 páginas. ¿Se imaginan a Góngora y Quevedo desatando su ira mutua y desplegando su ingenio a través del Twitter? Nos resultaría difícil, pero yo estoy seguro de que si hubieran vivido hoy, tal era su talento que habrían tenido la capacidad de adaptarse al medio y conseguir cimas excelsas también, aunque siempre preferiremos, ya que la conocemos, tener su obra tal como nos queda.

Pero no todo el mundo tiene esa habilidad. Quien más y quien menos se piensa que, como las redes sociales son el medio de moda, el ágora de nuestro tiempo, es lo que deben utilizar para difundir su mensaje. En ese “quien más y quien menos” entran por supuesto las empresas, que se afanan –o cuando menos se plantean- en volcar su comunicación a través de Facebook, Twitter o la que venga dentro de unos meses. Muy bien, pero tendrán que entender que no en todas las aguas se nada de la misma manera. Por ejemplo, en un comunicado expones tu postura y la puedes desarrollar, siguiendo unas pautas de estilo correctas, pero en twitter no caben los comunicados. Sólo puedes dar un titular. Y la verdad, no todo el mundo sabe expresar acertadamente todo lo que tiene en ese momento en un titular. Y quien no posee ese talento pero desea conquistar ese medio a toda costa, debería fiarse, ponerse en manos de alguien que sí sepa manejar ese lenguaje. De hecho, muchas de las celebrities que seguimos en twitter ya lo hacen, a ver si nos pensamos que están ahí con su móvil o su portátil tecleando y dándole al Send. Pérez-Reverte no lo necesitará, pero no todos somos Pérez-Reverte. Todo esto venía a cuento de su pique con Moratinos. Sí, ahora los duelos se libran en Twitter. Pero no sirven las mismas espadas.

12 Comments

  1. ajajaja.. Mejor retratado no ha podido quedar en Celebrities!!! Menudo elemento..!! Otro que va de prota por la vida… Qye ganas tiene la gente de sacar los pies del tiesto hoy día…

  2. Por cierto….. lo de la pederastia de Sanchez Dragó es para mear y no echar gota…. deja a Reverte a la altura del Betún….. esa intelectualidad de derechas forever…. solo le falta decir que dio de hostias a un Homosexual después de follarse a las lolitas y luego enterró a un par de rojeras……. que cosas……. Telemadrid cantera de grandes prohombres………
    Pues los de Muchachada también lo calcan a este personaje…..

    http://muchachadanui.rtve.es/celebrities-fernando-sanchez-drago.html

    1. Y el tío encima dice que las delincuentes fueron ellas y él la víctima. Y a ese no le dan unos buenos babuchazos en la cara y todos tan contentos?.

  3. Bueno, la intención de este post era meramente hablar de comunicación, como corresponde a la sección peroestocuandosale? y, en este caso, utilizar el ejemplo para referirme de las nuevas formas de transmitir los mensajes y cómo adaptarme a ellas. Pero ya que el debate ha derivado hacia el perfil de estos dos personajes de nuestro tiempo, no quiero dejar de exponer un breve punto de vista sobre ambos:

    1. Sobre Arturo Pérez-Reverte, como dice Vicente: un muy notable escritor, más por su potente manejo del lenguaje que por su originalidad en el enfoque de las historias, en realidad es un escritor de best-sellers con calidad. Como persona, engreído y venido a más, y yo creo que ha terminado por caer secuestrado en su personaje, se cree Alatriste y las cosas estos de la patria, el valor y el honor. Pero pocos le recordaréis como periodista, su originaria vocación, yo sí de cuando fue reportero de TVE. Era muy malo.

    2. Sobre Sánchez Dragó no quisiera extenderme demasiado, él mismo se califica cada vez que sale a escena. Se posicionó muy de izquierdas cuando estaba de moda y ahora muy de derechas, que es su verdadera condición. Pero siempre siempre le gustó alardear y llamar la atención. Y especialmente alardear y llamar la atención sobre sus «hazañas sexuales». Es que no perdía oportunidad el tio. Una vez que le conocí en persona le pregunté por su muy comentado incidente -hace muchos años, cuando era muy de izquierdas pero siempre muy machista- cuando un grupo de feministas acudió a una conferencia que él daba y le empezaron a tirar merengues que le dejaron tibio. Y su respuesta fue: «yo les dije que así estaria más dulce y, para quien le interesara, como estábamos en un hotel, dije el número de mi habitación». Yo pasé de preguntarle más allá, pero él no pudo contenerse y concluyó: por supuesto, alguna vino después». Luego, una vez que le dio un jamacuco que casi la palma, justificó que habían sido los efectos del cialis y el extasis que estaba sintiendo y tal. Bien se le podría aplicar lo de «dime que tu presumes…»

    1. Lo último del colega, que es una conspiración de Rubalcaba. Ya lo he dicho, están todos obsesionados con él, veremos a ver si esto no da una vuelta.

  4. Están dando palos de ciego. Pero si esta cuando era Ministra de Cultura no sabía quien era garcía Márquez ni Saramago.
    Lo que nos queda.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s