Silencio se sube, rock duro se baja (1ª etapa)

P7310373 La epopeya empezaría a escribirse en una ciudad de invierno aporticada por la que pasa un riachuelo llamado Ebro. Eran las cuatro de la mañana y aún sin pegar ojo, cruje el techo y este súbito cambio de horario se asemeja a un jet lag. A la mañana siguiente ya en marcha, bueno, tras una salida neutralizada–en taxi por los flamantes viaductos de Cantabria- hasta Pujayo. Y sin más empezábamos a subir. Se hace el silencio y se hace duro asimilar los primeros kilómetros de ascensión con la casa, la cena y el desayuno a las espaldas, los parones nos matan. Pero una vez hemos roto a sudar, la mochila se antoja más ligera, las piernas ya suben más alegres, platanito hace su buen servicio y nuestra primera cima ya casi está conquistada, han sido 625 m de desnivel ganados en 6 km. Sí, el ganado nos jalea asociado a la caballería cuando coronamos felices de admirar este tremendo paisaje acariciado por nubes en son de paz. Hemos obviado el camino al pico de Obios, luego tenemos por delante unos cuantos kilómetros de altiplano con vistas y es entonces cuando la etapa ya parece un paseo, el toro se desfoga en nuestro honor y un ángel en moto nos saluda y nos augura un plácido viaje. Hasta Bárcena Mayor ya todo será bajar. ¿Bajar? Bueno, después de arañarnos y casi perder el sendero, el Norte y la razón por una braña perversa, que el Maestro Yoda gestiona con solvencia y profesionalidad apoyado en sus bastones. ¿Bajar? Ahora sí, pero a golpes, por una torrentera mortificante, inhóspita, interminable. Rock duro del bueno ¿Se ve el pueblo? En absoluto. Las rodillas se hacen fosfatina por esta batería de piedras y troncos atravesados en el camino, algunos con muy mala idea, y la paciencia empieza a mermar. ¿Se ve ya el pueblo? Sí, allá abajo. ¿Todavía allá abajo? Es una contradicción existencial, te duele bajar y sin embargo quieres bajar cuanto más y más a tumba abierta mejor, así se acabará esto antes. Una curva salvadora nos anuncia que este martirio ya mucho más no puede durar. En efecto, la piedra insiste hasta el último metro pero finalmente estamos en el segundo pueblo más antiguo de Cantabria. Primeros 17 km cumplidos. El cocido montañés y el estofado de venado no los vamos a perdonar, que no están los tiempos para generosidades ni misticismos. Un acogedor hotel, memorias de Argentina, una alhambra reparadora, las piernas parece que recuperan bien. Una tarde tranquilísima y una bonita habitación para tampoco esta noche dormir.

P.D. Colocaremos mejores fotos a medida me las envíen mis compañeros de epopeya.

Anuncios

3 Comments

  1. Recién llegado del merecido descanso por tierras portuguesas tras el trekineo cántabro, aquí me hallo en el ciber del ayto. haciendo tiempo para tomarme una birra en el Salvador y leyendo esta primera, mejor dicho segunda crónica tras el prólogo.
    La vuelta ha sido un poco jodida, y estoy un poco a la espera que vea el médico a mi padre para poder seguir mi periplo.
    No hay que añadir ni una letra a esta primera etapa. Lo has definido de tal manera que me veía de nuevo cual cabra bajando por esa torrentera hasta Bárcena Mayor.
    De todas anera ha sido precioso y deseando estoy de seguir leyendo tus crónicas. En breve enviaré fotillos.

  2. Buen resumen…….. seguiremos con atención la serie montañera…….. y las fotos en Pen drive que son un montón……y pesan más que las mochilonas…….

  3. Pues vaya que fue así! y lo digo yo que fui cuarto testigo. Y fue tal como lo cuenta porque vivirlo y leerlo es todo uno, e incluso por momentos, parece más real la lectura que la vivencia y llega hasta tal punto la veracidad de esta crónica que me duele más la rodilla al leerlo que al recordarlo.

    p.d.- Una cosa es el dolor de rodilla y otra muy distinta es el cocido montañes que me zampé. Son dolores muy distintos…. pero esto ya lo explicará Enrique más adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s