Apple nder de los errores

apple nder de los errores

 

 

 

 

Que el mercado tecnológico sigue siendo el más dinámico y competitivo de los que conforman el planeta económico del siglo XXI lo demuestran casos como el de Apple. Hace ahora 13 años que la compañía asistía al momento más profundo de su declive, Microsoft compraba el 4% de sus acciones para evitar su desaparición –que a pesar de la rivalidad, no le convenía a la empresa de Bill Gates-, era cuando Steve Jobs acababa de regresar de su exilio y pocos meses después se iba a hacer con el control de la compañía. Hoy Apple es la mayor empresa tecnológica en capitalización bursátil, después de haber destronado a la mismísima Microsoft, cuyo liderazgo en este concepto venía siendo poco menos que un axioma. Acaba de presentar unos resultados trimestrales sencillamente siderales. Entre aquel verano de 1997 y este de 2010, Apple ha ido evolucionando para pasar de ser la compañía de la manzana arco iris y de los exclusivos ordenadores Macintosh y la visionaria pero poco vista tecnología Newton –los PDA que se comieron con patatas y hoy utiliza todo quisqui- a la compañía de la manzana minimalista y del iMac –un Macintosh de diseño compacto, absolutamente cool- de iTunes –la primera tienda de música en Internet- del iPod –el reproductor de música que se ha merendado al MP3-, del iPhone –que ha cambiado el paradigma de la telefonía móvil- y del iPad –uno de los productos tecnológicos más brillantemente lanzados de la historia y del que ya han vendido 3,27 millones de unidades. Pero cuidado, que siguen fabricando y vendiendo ordenadores y, sobre todo, haciendo software, que siempre fue el cultivo esencial de esta factoría. En estos tres meses, han vendido 3,47 millones de Macintosh, un 33% más que en el mismo período del pasado año, y señalan los analistas que han sido éstas, junto con las ventas de iPhones –8,4 millones- las que ha propulsado los resultados de la manzana de abril a junio: un 78% de incremento de beneficios –2.520 millones de euros, un 61% de incremento en ventas –12.170 millones de euros. Imagino que por todo esto, nadie mejor que Steve Jobs para no perder la perspectiva y saber que este mercado te pone en lo más alto cuando aciertas y te envía a lo más hondo en cuanto te equivocas. Por eso, seguramente, han sido tan rápidos en reaccionar cuando el problema de la antena del iPhone 4. Uno puede equivocarse, y en la arena tecnológica que tire la primera piedra el que viva libre de errores, pero ante el traspiés está la transparencia, la honestidad y la solución inmediata. En cambio, la soberbia, que caracterizó a muchos grandes fabricantes durante no poco tiempo, quizás hasta a la propia Apple, y que sigue siendo pauta de comportamiento bastante extendida, hoy se paga cada vez más cara. Apple supo aprender, ahí está ahora y lo celebramos.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s