Torres del Paine

Torres del Paine, album en Facebook

Tpaine37

Ahí están y ahí seguirán estando. Colonias de cóndores te visitan por el camino cuando todavía es llano, desolado. ¿Y por qué van conmigo? Te preguntas. Nada que temer, te observan y te dicen “pase usted”. En la pampa el viento sacude los pensamientos pero cuando llegas arriba sencillamente te despoja de los que sobran. Basta un golpe rotundo y ya todo parece más claro, más simple: sobrevivir y disfrutarlo. El puma se acaba de dar el banquete tal que al lado del tramo de carretera por el que pasas y en el que te has parado a inmortalizar una horda de guanacos. Sigues subiendo, las tienes casi al alcance, esas agujas hacen madeja con las nubes, ángulos imposibles que se rifan tentaciones vaporosas, juegan a esconderse y salir de ellas. Cuando emerge el Grande se retira el Almirante, si los Cuernos se ocultan las Torres te saludan imperiales. Ves abajo el Lago Grey y te asombras de ese verde esmeralda, dulce y voluptuoso lapsus, plácidos sueños para descansar en el lecho de la realidad abrupta. Submarinos de hielo lo surcan y atracan furtivos en la orilla empedrada. Puedes subirte a uno y jugar a que eres el capitán de la nave, te sientes tan grande siendo tan pequeño ante ese pedazo de mundo que te rodea y te abraza. Ahí están y ahí seguirán estando las Torres del Paine, tan viejas y tan nuevas, tan sublime capricho azul y gris.

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s